Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Tinte en casa: ¡cambia tu look!

Cambiar de look en un 2 por 3 es muy sencillo, puedes convertirte en una pelirroja muy sexy o llenarte de misticismo con tonos oscuros o chocolates. Es importante tomar en cuenta el color actual de tu cabello y elegir uno que sólo varíe dos tonos en la gama de colores. Si quieres una transformación radical, como de castaño a rubio, será necesario acudir con un especialista.

Tan fácil como ir de compras

Hay muchas opciones en el supermercado. Por eso aquí te describimos las ventajas de algunas marcas, elige la que vaya mejor con tu estilo y necesidades:
Preference de L’ORÉAL

Este tinte es ideal si ya has teñido tu cabello anteriormente. Proporciona color y brillo a la vez, cuenta con 11 tonos diferentes.

Garnier Nutrisse

Garnier incluye una ampolleta con tres aceites, misma que mezclas con el tubo de color en crema y el peróxido. Deja el cabello acondicionado, nutrido y sedoso.
Koleston Foam Color-Intense

Su innovadora aplicación en mousse te ayudará a cubrir perfectamente todo el cabello de una manera fácil, cómoda y práctica.

 

Excell 10’ de L’ORÉAL

Gracias a su pH optimizado, se desprende menos amoniaco durante el proceso de coloración que en uno normal, lo que permite un color firme y brillante en sólo 10 minutos de pose.

Igora de SCHWARZKOPF

Si llegas a una tienda especializada en productos de belleza, ésta es una gran opción, pues obtendrás resultados profesionales en casa. Sólo recuerda pedir los complementos, como peróxido, brocha y guantes.

ColorSilk de REVLON

Si te molesta teñir tu cabello por el olor del amoniaco, ya existe una alternativa para ti; este tinte contiene un ingrediente que actúa de la misma forma pero sin maltratar, además incluye proteínas que dejarán tu pelo sedoso y brillante.

¡Antes de aplicártelo!

  • Verifica que el número de color de la caja, coincida con el del tubo de coloración.
  • Antes de pagarlo en el supermercado, revisa que esté sellado; de lo contrario, confirma que contenga el instructivo, el peróxido, el tubo de coloración, los guantes, el shampoo acondicionador y en su caso, la ampolleta nutritiva.
  • Rectifica que el producto no haya caducado.
  • Sigue las instrucciones al pie de la letra.
  • No ignores las advertencias para descartar una alergia.
También podría gustarte
Comentarios