Todos contra el calentamiento global

No esperes a averiguar las consecuencias inciertas del cambio climático. Actúa hoy y conviértete en un ejemplo para tu familia, vecinos y amigos.

El calentamiento global trae consigo la posibilidad de un desastre global, y no tenemos más que una Tierra para experimentar. En los últimos 50 años, los humanos hemos logrado cambiar la composición química de la atmósfera y hacer que se acumulen gases que atrapan el calor (especialmente bióxido de carbono, metano y óxido nitroso). Aunque el efecto invernadero es necesario (sin él, la temperatura de la Tierra sería tan fría que no permitiría la vida), la excesiva concentración de los gases ha generado cambios climáticos cuyas consecuencias podrían ser desastrosas.

¿Qué puedo hacer?

La mayoría de la gente tiene muy claro que los automóviles son una gran fuente de contaminación. Pero existe menor conciencia de que el bióxido de carbono también se genera al quemarse gas natural, aceite y carbón. Cada hogar puede reducir significativamente las emisiones que genera, estableciendo medidas para conservar agua, gas y electricidad. Se trata de una propuesta gana-gana, pues también podrás ver un impacto positivo en tus recibos de servicios. El reciclaje y la reducción de la cantidad de basura que generamos es otra medida importante, pues los desechos sólidos en los tiraderos emiten metano (uno de los gases de invernadero).

 

En casa

• Verifica que el refrigerador cumpla con la Norma Oficial Mexicana de eficiencia energética. Haga uso de los créditos disponibles para sustituir su refrigerador viejo por uno nuevo.
• Realiza una auto-auditoría en casa para monitorear tu consumo de gas, agua y energía eléctrica, y determinar medidas para el ahorro. Haz a cada miembro de la familia responsable de un rubro (reciclaje, pedir a otros que apaguen las luces cuando no las utilicen).
• Cambia los focos de tu casa por unos de luz fluorescente, que utilizan 60 por ciento menos energía.
• Evita el agua demasiado caliente al bañarte; utiliza agua tibia o fría en la lavadora.
• Cuando el clima lo permita, cuelga la ropa a secarse al sol, en vez de utilizar la secadora.
• Desconecta los cargadores de celulares, secadoras de cabello, cafeteras y demás aparatos eléctricos cuando no los estés utilizando. Aun cuando no estén encendidos, consumen energía al estar conectados.
• Recicla, recicla, recicla. Recicla aluminio, cartón, vidrio, periódicos y plástico.
• Verifica que no tengas fugas de agua en tu casa. Agrega algunas gotas de pintura vegetal al tanque del WC. Si en 20 minutos aparece el color en la taza, hay una fuga. Arregla inmediatamente las llaves que gotean.
• En climas extremos, el aislamiento adecuado de techos y paredes ayuda a mantener una temperatura cómoda, reduciendo la necesidad de utilizar energía eléctrica para enfriarse.

 

iStockphoto/iStockphoto

Hábitos de consumo

• Utiliza papel reciclado. Evitará la tala de bosques. La manufactura de papel reciclado requiere entre 70 y 90 por ciento menos energía.
• Elige productos con el mínimo de empaques. Al comprar productos en tamaños grandes, como los que se venden en tiendas de membresías (SAM‘S Club), obtenemos más producto y menos cartón.

Método de transporte

• La próxima vez que compres un auto, considera su eficiencia en el consumo de gasolina. Por cada galón de gasolina que se quema, se liberan 9 kg de bióxido de carbono en la atmósfera.
• Organiza una ronda para ir al trabajo o llevar a los niños a sus clases. Utiliza el transporte público, la bicicleta o camina.
• Trata de realizar el menor número de viajes en auto. Organízate para realizar todas tus tareas en una salida.

El jardín

• Planta árboles en el jardín. Los de sombra “secuestran” 20 kg de bióxido de carbono al año por medio de la fotosíntesis y, si se plantan en sitios estratégicos, evitan el sobrecalentamiento de la casa en época de calor, ayudando a reducir el uso de ventiladores y aire acondicionado.
• Elabora una composta con los desechos orgánicos de tu cocina para utilizarla como abono.
• Riega el pasto únicamente cuando sea necesario. Si al pararse sobre el césped y quitar el pie, el pasto vuelve a su posición original, todavía no necesita agua. Si permanece aplastado, es momento de regarlo.
• En época de calor, riega cuando anochezca, para evitar que el agua se evapore rápidamente antes de nutrir a las plantas.

También podría gustarte

Comentarios