Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Tres pasos para cumplir un sueño

Pareciera que el tan anhelado tesoro de la paz personal es un estado al cual sólo algunos privilegiados tienen acceso. De manera equivocada, se aceptan algunos “caminos cortos” para llegar a ese estado de equilibrio, los cuales son pretextos que nos alejan de la tan deseada armonía. Es larga la lista de excusas por las que no podemos alcanzar la tranquilidad: no contar con el amor de alguien, no tener el dinero suficiente o no disponer de tiempo necesario para realizar alguna actividad, son algunos ejemplos.

Robert Brooks y Sam Goldestein, autores del libro El poder de la resiliencia, de Editorial Paidós, explican que la aceptación implica tener expectativas y objetivos reaHemera/Thinkstocklistas, reconocer nuestros puntos fuertes y vulnerables, por lo que si bien es cierto que se requiere de esfuerzo para cambiar aquello que no nos gusta, también lo es que puede lograrse si de antemano se acepta la realidad que tenemos. La armonía no es sólo un estado emocional que se desea, puede ser también una condición de vida.

Aquí 3 consejos que pueden servir como punto de partida:

1. Honesto con lo que ves en el espejo: Es importante reconocer los sentimientos, pensamientos y la manera en que enfrentamos las cosas. Los autores explican que “si no nos paramos a identificar y reflexionar sobre nuestras emociones, somos más propensos no sólo a actuar impulsivamente, sino a perpetuar ciclos negativos de nuestra vida”.

El autoconocimiento es básico para que tengamos un piso firme en el que conozcamos aquello que se siente y piensa, de otro modo es imposible tener claro aquellos sentimientos, ideas o prejuicios que nos lastiman, y deseamos transformar.

2. Sé justo contigo mismo. La tarea consiste en establecer expectativas y objetivos realistas para ti y para los demás, esto es válido en todos los planos, no es exclusivo del campo profesional. Robert Brooks y Sam Goldestein afirman que es importante situarse correctamente en la situación que se vive, e invitan a reflexionar sobre estas preguntas:

a. ¿Cuáles son tus tres o cuatro objetivos a corto o largo plazo que tengas para ti mismo?
b. ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades para cumplirlos?
c. ¿Qué pasos necesitas dar para conseguirlos?
d. Cuando no consigues un objetivo, ¿qué haces normalmente?

Estas preguntas ayudan a que cada uno clarifique cuáles son las herramientas personales con las que contamos como son los talentos, así como las debilidades de carácter. De esta manera, el esfuerzo que hagamos será más efectivo porque hay una meta alcanzable que nos hemos fijado y sabemos que está en nuestras manos cumplirla.

3. Ser de una sola pieza. Aquí la palabra a subrayar es coherencia. Los autores explican que hay que ver si se vive de acuerdo con lo que cada quien dice, son sus prioridades. Hay que comprobar si el tiempo, entrega, amor y energía que dedicamos a cada ámbito de nuestra vida, va acorde con lo que consideramos más significativo y valioso. Robert Brooks y Sam Goldestein comparten este ejercicio que es de gran ayuda para resolver esto:

a. Haz una lista de los cuatro o cinco papeles o actividades más importantes en tu vida.
b. Comprueba si tu comportamiento concuerda con tus prioridades.

La palabra fraciStockphoto/Thinkstockaso es quizá un concepto más polémico que duro, cuando se trata de ponderar el resultado de algo. No hay manera de alcanzar momentos de satisfacción y tranquilidad, si no hemos sido capaces de trabajar con nosotros mismos, con las propias debilidades de carácter y las situaciones adversas que nos rodean. Quizá, sí sea la paz personal el tesoro al cual sólo algunos privilegiados tienen acceso, porque ellos decidieron vivir sin pretextos, de manera íntegra y respetuosa aquello que sienten, hacen y piensan. De otro modo, sería imposible imaginar a un héroe, líder o sobreviviente con una actitud distinta.

Para saber más:

El poder de la resiliencia, Robert Brooks y Sam Goldstein, Editorial Paidós.

Para ver:

Comer, rezar, amar. Director Ryan Murphy, Estados Unidos, 2010.

“Creemos en México, ahora creamos en su gente”.

También podría gustarte
Comentarios