Tu alfombra nueva

Tipos de alfombras y tapetes
• Es preferible elegir alfombras resistentes al desgaste y auto-extinguibles. Conoce las diferentes texturas y sus características:

• Las alfombras peludas son aquellas cuyas fibras son largas. Disimulan muy bien las pelusas y la suciedad, pero sólo se pueden limpiar con un aditamento especial que tienen algunas aspiradoras.

• Las alfombras rasuradas tienen los hilos recortados en las puntas. Son muy fáciles de limpiar pero se sombrean fácilmente, es decir, las pisadas se notan mucho y hasta llegan a parecer sucias cuando en realidad no lo están.

• Las alfombras no rasuradas aquellas cuyo hilo no está cortado en las puntas. Son aguantadoras, no se les nota mucho la pisada ni la pelusa.

• Las alfombras labradas son las que combinan el hilo rasurado con el hilo no rasurado, formando dibujos cerrados. En cuanto a limpieza y durabilidad son las mejores, se conservan limpias más tiempo y su desgaste es menor.

Conserva tus alfombras
Verifica que sea fácil de limpiar, pues hay productos que requieren la asistencia de un técnico especializado y a la larga es un gasto extra. Si la alfombra se va a exponer al sol o la humedad, asegúrate que el material elegido no se decolore.

Prolonga la vida de tu alfombra aspirándola mínimo una vez a la semana, ya que si no lo haces, el polvo se irá hasta el fondo haciendo más difícil su limpieza. No las barras, ya que sólo estarías cambiando el polvo de lugar.

El pelo de tu alfombra no se aplastará si cambias de posición los muebles periódicamente. El hilo maltratado se restaura colocando la plancha de vapor unos minutos a distancia sobre la zona deteriorada. Cepilla y listo. Cuando un líquido se derrame, de inmediato coloca unas toallas de papel sobre éste para que absorban; luego oprime contra la humedad una toalla de tela para terminar de secar.

Otros tips para cuidar tus alfombras y tapetes
• Quita el exceso con una espátula si la mancha es sólida, y luego limpia con un desmanchador de afuera hacia el centro, para no correr la mancha.

• El lápiz labial y la parafina se quitan con un poco de alcohol etílico y el esmalte de uñas, con un solvente tipo gasolina blanca; el lodo y los refrescos salen con una jabonadura espumosa y cepillo. No uses productos con cloro.

• Si vives en una ciudad húmeda, compra alfombras de nylon para evitar problemas con el moho.

• Si piensas mudarte en determinado tiempo, considera comprar tapetes, ya que son más sencillos de desinstalar a la hora de cambiar de domicilio.

También podría gustarte

Comentarios