Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¿Tu bebé tiene problemas para comunicarse?

¿Ya debería hablar?    
Se considera que un bebé “se está tardando” si tiene un vocabulario de menos de 50 palabras a los 24 meses. No necesariamente tienen que ser pronunciadas a la perfección. Si sospechas que tu hijo tiene un problema para comunicarse no dudes en buscar ayuda profesional. No te dejes llevar por quienes te aseguren que “ya se le quitará”. La detección temprana de dificultades de comunicación y/o aprendizaje para leer y escribir, pueden tener mejor resultado si se tratan a tiempo.

Esto es normal…
Los niños ocasionalmente no comprenden lo que se les dice, enuncian oraciones con una sintaxis poco convencional y cuando están aprendiendo a hablar, omiten ciertos sonidos.

Esto no es normal…
• El tartamudeo no es parte normal del aprendizaje (aunque un POCO de falta de fluidez es normal).

• La ronquera, a menos que el niño esté resfriado.

• Si los niños no muestran interés por comunicarse con otras personas, no hacen contacto visual, son demasiado retraídos con personas fuera de los miembros de la familia o suelen responder a lo que se les dice repitiendo toda o parte de la oración, palabra por palabra, deben evaluarse sus habilidades de comunicación. Si las primeras palabras del bebé no han surgido hacia los 18 meses, haz un esfuerzo para pasar media hora al día dedicada a jugar e interactuar exclusivamente con el bebé.

El ceceo
Muchos niños pronuncian el sonido s como el de la ce española. Si esto le sucede a tu hijo, no te preocupes. La mayoría lo superan para los 7 años sin ninguna intervención. Evita hacérselo notar, a riesgo de dañar su autoestima. Para ayudarlo puedes hacer lo siguiente:
• Si tu hijo sufre de alergias, resfriados constantes o sinusitis, llévalo al pediatra para una evaluación. Respirar con la boca abierta provoca que la lengua sobresalga; por ello, ayuda a tu hijo a establecer el hábito de respirar por la nariz.

• Evita que tu hijo se chupe los dedos. Puede contribuir al ceceo.

• Pon un popote en su vaso. Tomar con popote es un ejercicio que promueve la fuerza motriz oral, importante para el desarrollo del lenguaje.

• Si al niño se le rompe un diente frontal, aunque se trate de un diente “de leche”, es recomendable que el dentista lo reemplace con un jacket. Ello evitará que el niño saque la lengua a través del hueco. Este hábito puede afectar al desarrollo del lenguaje y es difícil de corregir después.

• Fomenta los juegos que promuevan la fuerza motriz oral, como soplarle a una corneta de cartón o hacer burbujas.

• Haz que el niño repita por un día la sílaba sa, y palabras que la contengan, como mesa; al siguiente se; y así sucesivamente con cada una de las vocales.

• Colócalo frente al espejo para que practique juntar los dientes mientras hace el sonidos.

También podría gustarte
Comentarios