Tu hijo y el síndrome Asperger

El Síndrome de Asperger es un padecimiento que afecta el desarrollo social de los niños, porque les impide relacionarse
de manera normal en su vida afectiva y escolar. Es un tipo relativamente nuevo de trastorno del desarrollo infantil porque aunque en 1944 Hans Asperger, pediatra vienés, lo describió
con bastante exactitud, sólo fue reconocido “oficialmente” hasta 1994. Y es que quizá durante mucho tiempo se diagnosticó erróneamente como autismo.

El Síndrome puede ser leve o severo y se presenta con más frecuencia en niños que en niñas, sin que se conozca la razón.
Características
Los niños que lo padecen presentan:
• Imposibilidad de “leer” el lenguaje no verbal de los demás: para ellos una sonrisa es igual a un ceño fruncido o a una risa burlona
• Problemas para interactuar con sus compañeros, quienes los llaman “raros”
• Dificultad para comunicarse verbalmente.
• Pobre imaginación y creatividad
• Profundo interés por ciertas materias, como matemáticas o historia
• Dificultad para comunicar sus sentimientos y comprender los de los demás
• Falta de concentración
• Problemas de aprendizaje
• Torpeza física marcada
• Tics nerviosos incontrolables

¿Cómo ayudarlos?

Si un niño presenta cinco o más de los puntos anteriores, es probable que padezca este síndrome. Es muy importante que un sicólogo reconocido lo diagnostique, porque si los padres saben del problema pueden ayudar al chico. Algunos aspectos prácticos de apoyo son:
• Reconocer y fomentar su interés por áreas intelectuales específicas como matemáticas, historia, geografía, literatura o hasta astronomía
• Hacer que practique deportes que mejoren su destreza física
• Procurar que conviva con otros niños en un ambiente controlado por un adulto
• Tenerle paciencia y darle mucho amor

También podría gustarte

Comentarios