Tu piel también se estresa ¡relájate!

F1online/ThinkstockTe has preguntado alguna vez  ¿por qué el estrés afecta la piel  ? , la respuesta es simple ya que el cuerpo provoca una reacción química que hace que la piel esté más sensible y reactiva.

De la misma forma que produce cortisol y otras hormonas que comunican a las glándulas sebáceas originar más grasa, y en consecuencia aparece el acné.

Asimismo, problemas ya existentes en la dermis como la Psoriasis (irritación), Rosácea (enrojecimiento permanente, hinchazón y barros) y Eczema (enrojecimiento, inflamación y picazón) pueden agravarse entre más estrés registres en tu mente.

Una nueva área de estudio llamada Psicodermatología se ha centrado especialmente en la complejidad y conexión que existe entre la piel y la mente.

El estrés es algo positivo y normal, lo dañino es pasarse la vida en ese estado.

Tus emociones tienen un efecto poderoso en la piel, checa estos sencillos pero muy efectivos consejos:

1. Respira largo y profundo.

Intercambia oxígeno por el bióxido de carbono para ganar energía, hazlo concentrándote únicamente en tu respiración. Este cambio mental alivia el estrés que puede estar causando la salida de barritos o irritaciones.

2. ¡Actívate!

Ponte en movimiento por lo menos 30 minutos al día, de esta forma estarás liberando la ansiedad reprimida y conseguirás relajarte. Toma en cuenta que la actividad física activa la circulación, lo cual proporciona más nutrientes a las células y a la piel. Puedes inhalar más oxígeno pues el ejercicio incrementa la capacidad pulmonar.
3. Reduce la cantidad de productos en tu rutina.

Por las noches antes de dormir utiliza un limpiador suave y humectante, procura exfoliar 1 o 2 veces a la semana.

4. Los pensamientos buenos también son saludables.

Al final del día toma una libreta y anota las cosas buenas que te sucedieron y por lo que realmente te sientes agradecida. El hacerlo habitualmente te ayudará a limpiarte de lo negativo que se acumula en tu cabeza.

5. Evita los alimentos que te acaban.

Ingiere una dieta balanceada, trata de reducir el azúcar y alimentos fritos, sustituye por proteínas como: huevo, pollo, pescado y nueces. Desayunar proteína es muy importante porque reduce los antojos que te pueden dar durante la tarde, además que se le considera el alimento clave para prevenir cambios de humor, además de introducirte energía.

6. ¡Duerme como bebé!

Dormir sin duda es una medicina cosmética ¡gratis!, ponte el objetivo de alargar las horas que duermes; se dice que 7 horas son suficientes, pero me atrevería a recomendarte que las aumentes a 9. Por lo menos, aumenta una hora de lo que lo haces actualmente. Recuerda, nada exacerba más el estrés que el agotamiento.
7. Un masajito diario no cae nada mal.

Lo puedes realizar en casa con un aceite de lavanda que es sumamente relajante (ideal para antes de dormir).

8. Sexo

Además de producir oxitocina que promueve sentimientos de afecto, el gozar de la intimidad por lo menos una vez a la semana origina endorfinas, lo cual produce prolactina, que te da esa sensación relajante.

9. Literal ¡desestrésate!

Técnicas de relajación pueden ayudar a combatir el estrés y relajar los músculos y piel. Por ejemplo, la meditación trascendental practicada por 20 minutos ha demostrado reducir de manera significativa los efectos del estrés; escucha música tranquila, camina al aire libre o huele el aroma que más te gusta.

 

También podría gustarte

Comentarios