Ultrasonido: para tu cuerpo y tu rostro


Su origen

Los ultrasonidos fueron descubiertos por Signore Spallanzani en el año de 1794, pero no supo darles ninguna utilidad. Durante la Segunda Guerra Mundial, los ultrasonidos fueron utilizados con fines militares (radares), pero tiempo después, los ultrasonidos dejaron de ser secreto militar y empezaron a ser utilizados en el campo médico, siendo éstos de gran importancia, tanto en diagnosis (econografía), como en diversas terapias (bisturí ultrasónico y litotripsia de cálculos renales). Actualmente, los ultrasonidos son usados en diversos campos de la industria, la electrónica, se usan incluso para la higiene del instrumental médico en hospitales y laboratorios. En la fisioterapia, son usados para aliviar los dolores musculares y problemas de las articulaciones.

Qué son los ultrasonidos
Los ultrasonidos son vibraciones mecánicas de una frecuencia superior a la del sonido audible por el ser humano.Normalmente una persona puede oír desde 20 Hz hasta 20,000 Hz. Como dato comparativo, los perros pueden oír el silbato de Galton, creado por el físico Galton, el cual emite ultrasonidos de 35,000 Hz y los murciélagos pueden oír hasta 80,000 Hz, lo cual les permite volar y cazar en la oscuridad.
Los ultrasonidos se miden en Hertz (Hz.), que es el número de vibraciones, transmitidas en un segundo. Las frecuencias más usadas son: 28,000 Hz (28 KHz), 1,000,000 Hz (1 MHz) y 3,000,000 Hz (3 MHz).

Aplicación en la estética profesional
En tratamientos faciales se aplica principalmente, por medio de espátulas ultrasónicas, las cuales a diferencia de otros métodos tradicionales, limpian la piel arrastrando las células muertas, el sebo y las impurezas sin erosionarla, es decir, sin utilizar métodos agresivos que puedan provocar daños y reacciones inflamatorias. Es un método moderno para limpiar y exfoliar los poros en profundidad, sin el uso de corriente eléctrica. Para lograr este efecto exfoliante, la piel debe mantenerse mojada con un tónico de acuerdo con el tipo de piel, de esta forma las impurezas (sebo) o células muertas se vaporizan.

La Sonoforesis o fase de penetración
En esta fase del tratamiento facial, la cosmetóloga elige el producto que consideres necesario hacer penetrar, pudiendo tener agentes activos hidratantes, reafirmantes, anti-seborréicos, etc., éste siempre deberá ser líquido o en estado de gel. Gracias al calor producido y al palmoteo (empuje) de las vibraciones mecánicas de los ultrasonidos, las células cutáneas absorben mucho mejor el producto elegido.

Fase lifting
Los ultrasonidos ofrecen un efecto lifting (levantamiento) a nivel cutáneo, no de la musculatura, disminuyendo así la flaccidez de la piel. Gracias al aumento de calor, se activa el metabolismo celular, obteniendo así, un efecto oxigenante y tonificante. Las vibraciones ultrasónicas en esta fase de levantamiento estimulan los fibroblastos, para que puedan aumentar su propia producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico. La piel va recuperando su elasticidad y aumentando la presencia de colágeno, evitando así, la formación de arrugas.

Aplicación en tratamientos corporales
Para la realización de tratamientos o terapias corporales, se utilizan cabezales de 3MHz o de 1 MHz, siendo este segundo, exclusivo para uso médico o fisioterapéutico. La diferencia entre ambos cabezales radica en la frecuencia de la vibración, traduciéndose en menor o mayor profundidad de penetración. Los ultrasonidos son capaces de transformar el estado gelatinoso de la celulitis a un estado de solución. Esta solución tendrá que ser eliminada del cuerpo y esto se logra a través del drenaje linfático manual o con otro tipo de aparatología.

En estética y medicina cosmética, los ultrasonidos se utilizan en:
• Cicatrices recientes.
• Celulitis edematosa y fibrosa especialmente.
• Previo a la realización de una liposucción, por su poder de transformación de gel a solución.
• Como apoyo de muchos otros tratamientos corporales: presoterapia, termoterapia y electroestimulación, para potenciar los resultados.
• Rostro, manos, espalda y áreas difíciles del cuerpo, como la cadera y las latosas chaparreras, pueden ser tratadas con mucho éxito, con los ultrasonidos.

Trata tu cuerpo y rostro con lo último de la tecnología, solicita a tu cosmetóloga te practique un tratamiento con ultrasonido.

 

También podría gustarte

Comentarios