Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Un futuro sin contaminación

La discusión pública se ha centrado en los combustibles para el transporte, pues el parque vehicular es uno de los principales generadores de gases de invernadero.

Actualmente se sabe que al utilizar una mezcla de etanol y gasolina (llamada E85), un vehículo puede reducir su emisión de gases de invernadero hasta en un 85 por ciento. Además, la mayoría de los autos en el mercado no requerirían sino el cambio de algunas piezas en el sistema de combustión para utilizarlo. Evidentemente, el uso de etanol sin mezclar sería aún menos contaminante, pero los vehículos requerirían una transformación más radical.

El etanol, por su parte, acaparó la atención nacional, pues algunos expertos ligaron el alza en los precios del maíz con su potencial para ser utilizado para producir combustible. Independientemente de su veracidad, esta teoría nos sirve para darnos cuenta de que los asuntos ambientales no sólo influyen en el aire que respiramos o el agua que bebemos, sino que también están ligados a factores políticos y económicos.

La producción y el transporte de combustibles derivados del petróleo no solamente son caros en el sentido económico y ambiental. Para naciones como Estados Unidos, reducir su dependencia de los países productores de petróleo es una urgencia. Y por ello, la carrera para desarrollar e implementar el uso de combustibles alternativos se ha acelerado.

Ventajas del etanol

La combustión del etanol produce menos monóxido de carbono e hidrocarburos que la gasolina. Pero su ventaja más evidente es que se produce a partir de recursos renovables, como el maíz, la caña de azúcar y tubérculos como la papa. Es energéticamente eficiente, es decir, produce mayor energía de la que se requiere para su elaboración y transporte. Para su uso comercial e industrial, se desnaturaliza, es decir, se le agregan pequeñas cantidades de sustancias tóxicas con el fin de evitar su consumo como bebida alcohólica.

El ejemplo carioca

Brasil es el mayor productor de etanol (14 mil millones de litros anuales) y también su mayor consumidor. Con su uso, ha logrado disminuir aproximadamente en un  40 por ciento las importaciones de petróleo. En dicho país sudamericano, más de 4 millones de automóviles funcionan con etanol, producido con caña de azúcar. Un derivado del etanol se utiliza como aditivo, con lo que se produce una combustión aún más limpia y eficiente. En Estocolmo, Suecia, se ha implementado la utilización del etanol como sustituto del diesel en algunas unidades de transporte público. Otros países latinoamericanos que están desarrollando iniciativas para implementar el uso de etanol son Colombia, Nicaragua y Argentina.

Mientras tanto, hasta que los combustibles alternativos estén ampliamente disponibles, hayamos modificado nuestros vehículos y contemos con la infraestructura para aprovecharlo, es imperativo hacer un uso más eficiente de la gasolina. El petróleo sigue siendo nuestro más importante recurso energético, y sus reservas están inexorablemente limitadas.

Uso eficiente de la gasolina

1. Al calentar el vehículo

• Evita calentar el motor por tiempo prolongado. Entre 30 y 40 segundos es suficiente. No pises el acelerador mientras calienta el auto, y si es necesario hacerlo, presiónelo solamente hasta una cuarta parte del camino (no hasta el fondo).

2. En la gasolinera

• Carga gasolina temprano en la mañana o por las noches. El frío aumenta su densidad. Pide al encargado que no llene el tanque hasta el tope. Sobrellenar ocasiona derrames y desperdicio.

 

3. Al conducir

• Cuando viajes en carretera, cierra las ventanas. Al mantenerlas abiertas, aumenta la resistencia al viento, reduciendo el rendimiento de gasolina hasta en un 10 por ciento.

• Reduce el uso de calefacción y aire acondicionado, pues consumen un 10 por ciento más de gasolina.

• Conduce a una velocidad constante. Evite acelerar y frenar continuamente.

• El mejor rendimiento del tanque ocurre al viajar entre  50 y 70 kilómetros por hora.

• Utiliza las rutas más cortas, rectas y directas para llegar a tu destino. Las curvas, vueltas en esquinas y cambios de carril consumen más gasolina.

• No cargues en tu vehículo objetos innecesarios, especialmente si son pesados. Por cada 45 kilogramos, se reduce el rendimiento de tu tanque en un 2 por ciento, aproximadamente.

• Si te acercas a una pendiente hacia arriba, acelera gradualmente antes de tomarla, y evita acelerar durante el ascenso.

4. Mantenimiento

• El adecuado mantenimiento de su vehículo y las afinaciones frecuentes pueden disminuir el uso de combustible hasta en un 10 por ciento.

Para organizarse

Organiza turnos con otras personas para hacer viajes rutinarios. Esta medida disminuye el consumo de gasolina, ahorra dinero y si todos los conductores la practicáramos cotidianamente, reduciría considerablemente el tráfico.

También podría gustarte
Comentarios