Uso y abuso de las tarjetas de crédito

Las temporada de fiestas o de vacaciones, las percibimos también como momentos de agasajo
y de darse gusto. Lo más seguro es que quieras aprovechar las ventas especiales y las liquidaciones, los puntos acumulados en tus tarjetas o los meses sin intereses; pero si no tienes cuidado, corres el riesgo de endeudarte. Aún estás a tiempo de tomar decisiones y planear para aprovechar al máximo los beneficios de las tarjetas, en vez de “quemarte” con ellas.
La mejor tarjeta de crédito es la que se adapta a tus necesidades

Si sueles utilizar las tarjetas para financiarte, debes buscar la que te otorgue el interés más bajo. Pero si acostumbras cubrir el total de su saldo cada mes, puedes buscar la tarjeta que te otorgue los mejores beneficios, como los puntos o kilómetros, o la que está afiliada a los comercios donde acostumbres hacer tus compras.

Existen varios tipos:

• Tradicional. Se trata de la tarjeta de crédito común que otorga un banco y las hay de varios rangos de acuerdo con el límite de crédito que otorguen. Para elegir la que más te convenga, debes comparar el costo de cada una y sus beneficios. El indicador CAT (Costo Anual Total) resume en un dato los intereses, comisiones y cargos adicionales de cada tarjeta. Consulta la sección de Simuladores y Calculadoras de la página Web  HYPERLINK “http://www.condusef.gob.mx” www.condusef.gob.mx.

• De viajes. Suelen ser producto de la alianza entre una aerolínea y un banco o institución financiera, pero hay algunas que no te “amarran” a una aerolínea específica para sus beneficios. Estas tarjetas tienen características atractivas para los viajeros, como boletos de avión gratuitos para un acompañante, bonificación de millas con cada compra y en ocasiones especiales, seguros médicos y asistencia en el extranjero, así como seguro por pérdida o demora de equipaje, participación en promociones especiales y la posibilidad de realizar upgrades a primera clase.

• Comercial. Otorgada por una tienda, frecuentemente de autoservicios o una departamental, en alianza con un banco. Puede ser muy conveniente si aprovechas sus promociones especiales, descuentos y pagos divididos en mensualidades sin intereses, siempre que tengas capacidad para cubrirlos cada mes. Sus cargos por atraso en el pago y sus intereses pueden ser más caros que las tarjetas bancarias.

El mal uso es muy caro

La clave del buen uso de la tarjeta es el control. Lleva cuenta de todo lo que cargues y ten muy claro cuál es tu límite, es decir, cuánto puedes pagar cada mes, incluyendo los intereses. Recuerda que los intereses que genere tu deuda, deberás sumarle las comisiones que te cobra el banco de acuerdo con la falta en que hayas incurrido:

• Sobregiro: realizar un gasto mayor al de tu línea de crédito.
• Pago tardío: pagar después de tu fecha de corte.
• Falta de pago: no haber presentado ningún pago entre la fecha de corte de un mes y la del siguiente.
• Además, se bloqueará tu crédito y no podrás utilizar tu tarjeta. Recuerda que puedes sobrepasar el límite de crédito no sólo por el monto de tus compras, sino también por el monto de los intereses o las comisiones.

Tips para un buen uso
• Dos tarjetas de crédito son suficientes. Tener más dificulta su control. Elige aquellas que tengan amplia aceptación, para estar cubierta en caso de emergencia. Si tienes adeudos en varias tarjetas, consolídalos en una sola.
• Considera los gastos adicionales. Determina si debes ajustar tus pagos mensuales de tarjetas de crédito y de esta manera, prevenir atrasos.
• Analiza tu propia situación antes de solicitar y utilizar una tarjeta. No te confíes en que el banco haya realizado un análisis de crédito extenso para determinar a quién le otorga el plástico.
• Procura liquidar al menos el doble del pago mínimo. Hazlo en la fecha que indique tu estado de cuenta. De esta forma realmente “avanzarás” en tus pagos.
• Al reportar la tarjeta de crédito por robo o extravío. Anota el nombre de la persona que te atendió, la hora, el día y el número de reporte.
• Nunca firmes un voucher o comprobante de compra en blanco. Siempre exige que se llenen todos los datos correctamente.

Evita:
• Retirar dinero con la tarjeta de crédito de los cajeros automáticos. Este dinero sale muy caro.
• Utilizar cajeros automáticos por la noche, en lugares apartados o que luzcan maltratados o modificados.
• Tirar los tickets y vouchers de tus compras. En caso de duda no podrás verificar los cargos que se te hacen.
• Sacar efectivo de una tarjeta para pagar otra, sin considerar el costo por disposición de efectivo ni el interés diario.

Antes de decidirte por alguna, investiga:
• Costos de anualidad.
• Rapidez y calidad del servicio en los centros de atención telefónica.
• Rapidez y calidad del servicio en caso de robo o extravío de la tarjeta.
• De qué manera y bajo qué condiciones se pueden utilizar las recompensas de puntos o kilómetros.
• El costo de las tarjetas adicionales.
• Qué utilidad tienen para ti los beneficios que ofrece y si tienen un costo adicional. Algunos de ellos, como el auxilio vial y los seguros de vida pueden ser muy atractivos por su precio.
• Si te ofrece un beneficio especialmente interesante, como un seguro para   complementar la cobertura de los que ya posees.
• Si cubres las condiciones que el banco requiere para obtenerla.

También podría gustarte

Comentarios