Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Utiliza tus fuentes de energía, parte 2

Identifica las fugas
Como parte del proceso, deberás considerar qué actividades te llenan de pasión y cuáles te agotan. Es fácil reconocer las segundas, son aquellas que hacen que los músculos de tu espalda o estómago se tensen cada vez que piensas en ellas.

Frecuentemente, se trata de cuestiones financieras que deben manejarse, una conversación difícil que está pendiente, un espacio desorganizado en casa o un proyecto que se ha complicado. Este tipo de temas deben atacarse y tienes tres opciones:

  • Hacerlo. Ponte una fecha límite para completar el proyecto.
  • Delegarlo. Solicitar ayuda a un experto para que lo haga.
  • Tirarlo. Evaluar el proyecto y de ser necesario, abandonarlo.

Decir No
Evitar decir NO es probablemente la causa principal de desperdicio de energía entre las mujeres. La solución es muy sencilla: aprende a decir NO y recupera tu vida. Algunas formas creativas de hacerlo:

  • Simplemente “no”. Gracias, pero no esta vez. (sin explicaciones).
  • Amablemente “no”.  Aprecio que me lo hayas pedido, pero no puedo.
  • El “no” apologético. Me gustaría, pero me es imposible.
  • El “dice mi mamá…”: Le prometí a mi marido/ terapeuta que no iba a aceptar más proyectos por el momento, gracias.
  • El “no”, porque la familia es primero: Gracias por la invitación, pero ese día mi hijo tiene partido, y nunca me lo pierdo.
  • El “te recomiendo a alguien”. Yo no puedo, pero Susana es buenísima para decorar cupcakes.
  • El “estoy ocupada”. Ese día tengo clases de francés, gracias.
  • El “no” ahorita. Estoy ocupada, te llamo más tarde.
  • El “no” parcial. No puedo vender los boletos del bazar, pero sí me comprometo a llevarte una gelatina para ese día.
  • El no te digo que “no”, pero tampoco que sí. Déjame pensarlo y te aviso más tarde.

Fuentes de energía personal renovable

  • Camina. Da una caminata de entre 10 y 30 minutos todos los días.
  • Practica la gratitud. Mientras te trasladas de un lugar a otro, da las gracias por lo que tienes.
  • Siéntate en silencio. Cierra la puerta de tu habitación y mantente concentrada al menos 10 minutos al día.
  • Graba los programas de televisión. No te quedes hasta tarde por ver determinado canal, mejor duerme más.
  • Define tu propósito del día. Tan pronto te levantes piensa en ello.
  • Vive con las 3 “E”. Entusiasmo, energía y empatía.
  • Practica la meditación. La plegaria, el yoga o cualquier deporte aeróbico te ayudará a gastar la energía acumulada.
  • Haz lo que sueñas hacer. Eso que siempre has querido hacer, ahora es el momento.
  • Come orgánico. Nútrete con alimentos que crecen en plantas y árboles.
  • Evita el desorden. Ordena tu casa, auto o escritorio y permite que la energía fluya
  • Di no. Evita invertir tu energía en chismorreo, asuntos del pasado, pensamientos negativos y todo aquello que no puedes controlar.
  • Di sí. Invierte tu energía en el momento presente y positivo.
  • Ríete y sonríe más. Conseguirás alejar a las personas tóxicas.
  • Disfruta. Solo se vive una vez, hazla valer.
También podría gustarte
Comentarios