Xeomeen, la toxina de nueva generación

A lo largo de casi dos décadas, el uso de la toxina botulínica ha demostrado ser sumamente exitoso en el control de las líneas de expresión y el rejuvenecimiento facial no quirúrgico. Actualmente es común que pacientes mujeres y hombres de diversas edades (desde los 20 años a más de 60), soliciten el tratamiento para reducir las líneas de expresión con toxina botulínica.

Para prevenir

Aunque desde el inicio de su utilización, la toxina botulínica se asoció con arrugas y edad avanzada, la verdad es que actualmente el concepto ha cambiado y aunque realmente es efectiva para este fin, ahora la tendencia es utilizarla para la prevención de arrugas y de mejoría de imagen, sobre todo cuando la toxina se utiliza en combinación con otros tratamientos no invasivos. De tal manera que una persona joven que presenta una cara cansada, marchita y demacrada, se puede transformar en una activa, dinámica y rejuvenecida. Un gesto agresivo y adusto se puede transformar en uno accesible y afable.

La técnica

El tratamiento dura aproximadamente de 10 a 15 minutos, se aplica mediante pequeñas inyecciones con agujas muy finas tipo insulina y en términos generales, no debe ser doloroso; en pacientes sensibles, la aplicación de anestésico tópico o de un poco de hielo logra desaparecer la molestia durante la aplicación.

No requiere de ningún cuidado y el efecto puede comenzar desde las primeras 24 horas hasta 3 días en establecerse completamente, su duración puede ser desde 4 hasta 6 o 7 meses y en algunas personas un poco más.

El efecto se manifiesta con la disminución importante de los movimientos de los músculos tratados y por consiguiente, la desaparición de las líneas de expresión finas, atenuación de las arrugas profundas y el cambio de posición de algunas estructuras faciales como las cejas.

iStockphoto/Thinkstock

Las zonas

Este tratamiento tiene su mejor resultado en:

  • Frente y entrecejo, para mejorar la forma de la frente y la posición de las cejas (hacia arriba o hacia abajo tanto en la parte central, media o lateral).
  • Patas de gallo y arrugas finas de los párpados inferiores.
  • Líneas laterales de la nariz.

También se puede utilizar en algunos pacientes en las líneas finas de los labios, hoyuelos del mentón y para elevar las comisuras bucales.

Ventajas del Xeomeen

La mayoría de las toxinas botulínicas que se encuentran actualmente en el mercado, contienen una carga de proteína en su molécula que es sintetizada junto con la toxina desde el momento de su origen. Esta proteína no se puede separar de la toxina y cuando es inyectada con la toxina, potencialmente tiene la capacidad de inducir la formación de anticuerpos; de hecho, está comprobado que en los pacientes que ya tienen un tiempo considerable de utilización de toxina, se pueden medir anticuerpos en sangre, contrario a lo que sucede con Xeomeen que en pacientes que tienen un tiempo considerable utilizándola, no se encuentran anticuerpos circulando en la sangre, lo cual en teoría asegura un tiempo de utilización de muchos años sin que se presente resistencia al producto por parte del cuerpo, esto se manifiesta con disminución de la intensidad del resultado o aun ausencia del mismo.

 

Agradecimiento:

Dr. Ángel Carranza Morales • Patricio Sanz 14, Col. Del Valle, México, D.F. •

56.82.87.17 • 01800-01.54.800 • www.cicer.com.mx • carranza@cicer.com.mx

 

También podría gustarte

Comentarios