La importancia del desayuno y los efectos cognitivos en los niños

0
  • El desayuno es fundamental para el funcionamiento óptimo del cerebro

El desarrollo de las capacidades físicas (como la flexibilidad, la fuerza o la resistencia) y mentales (como el lenguaje, la memoria, la solución de problemas y la inteligencia) se determina de forma importante durante los primeros años de vida del individuo. El progreso de estas capacidades está estrechamente vinculado con la nutrición¹. De acuerdo con expertos, durante la niñez las necesidades energéticas son mayores; por lo que el niño requiere ingerir alimentos de manera frecuente, iniciando con un desayuno con los nutrientes necesarios para empezar el día con energía. Sin embargo, no en todos los hogares los niños tienen oportunidad de tomar un desayuno completo.

Ante este panorama, ¿sabes cuáles son los efectos en un niño que por lo general, no desayuna?

De acuerdo a Elizabeth Cabrera, Maestra en Neurobiología por la UNAM, un niño que no desayuna regularmente, corre el riesgo de padecer un déficit cognitivo de más del 50%. Esto significa que, su memoria, velocidad de respuesta, atención, entre otros factores de este tipo, se verán disminuidos no sólo durante su niñez, sino que también estos efectos podrían reflejarse por el resto de su vida.

A nivel químico, el cerebro requiere glucosa y oxígeno para trabajar de forma óptima pues son estos dos elementos los principales encargados de generar la energía suficiente para que trabaje adecuadamente. Durante las horas de sueño, los niveles de glucosa en la sangre disminuyen debido al ayuno. Esta hipoglucemia o nivel bajo de glucosa continúa si no se ingieren alimentos al despertar. Esto se ve reflejado en la disminución en las capacidades cognitivas ya que el cerebro no tiene lo necesario para trabajar.

¿Cómo prevenir esto en los niños? Nutriéndolos sobretodo ¡a la hora del desayuno! Y es que este tiempo de comida se convierte en el más importante del día al proveer lo necesario para un rendimiento óptimo. En este caso, un niño que de preferencia desayune en los primeros 30 minutos después de levantarse, pondrá más atención en la escuela, será mejor al desarrollar actividades físicas o participar en clase además de que su velocidad de respuesta será más rápida a diferencia de cuando no desayuna.

Pero, no sólo basta con tener presente lo importante que es el desayuno para un niño, también es necesario considerar qué es lo adecuado como primer alimento del día. La Neurobióloga Cabrera menciona que por las mañanas es recomendable que el niño obtenga la glucosa por medio de macronutrientes, en este caso carbohidratos simples como fruta y complejos como cereales. Éstos últimos, suministran energía no sólo para las primeras horas del día, sino para el cumplimiento del resto de las actividades de la jornada.

RENDERS-BFBD-SKEn este sentido, al ser consciente de la importancia del desayuno y como parte de su compromiso de nutrir a las familias para que puedan crecer y prosperar, Kellogg en alianza con Bancos de Alimentos de Latinoamérica, dona por tercer año consecutivo raciones de cereales y snacks buscando que más de la mitad de éstas sean desayunos completos. Esto lo realiza en distintas comunidades de escasos recursos a través de su programa de Responsabilidad Social “Desayunos para Mejores Días”.

De esta forma, Kellogg busca con su campaña “Desayunos para Mejores Días” refrendar su compromiso de la lucha contra el hambre por medio de la donación de producto y la divulgación de la importancia de este tiempo de comida. Así también la sociedad puede sumarse a través de la compra de producto con empaques marcados y Kellogg donará una porción² de sus productos a Bancos de Alimentos de México (BAMX), organización que ayuda a distribuir alimento en las comunidades más alejadas con el fin de que más niños cuenten con un desayuno diario y así, puedan tener un mejor desarrollo hacia su etapa adulta.

¹ http://www.unicef.org/mexico/spanish/ninos.html

² Porción equivalente a 30 g de cereal

*Con información de Elizabeth Cabrera, Maestra en Neurobiología por el Instituto de Neurobiología de la UNAM y Doctorante en Ciencias Biomédicas, Área de Neurociencias Cognitivas en el Instituto de Fisiología Celular de la UNAM.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar