Saltar al contenido
Toque de Mujer

Cómo lograr unos ojos espectaculares

Una de las leyes de la vida es que nadie es perfecto. Pero la gran ventaja del maquillaje es que sí podemos simular la perfección. Como los ojos son uno de los mayores focos de atracción de nuestro rostro, aprende a aplicar pequeños trucos de maquillaje para que luzcan enormes y atractivos.

Para ojos hundidos

Elige sombras en tonos claros y con acabado nacarado. Aplícalas en tu párpado, empezando por el lagrimal y termina un poco más allá de las esquinas exteriores.

Para ojos separados

¿Quieres crear la ilusión de que tus ojos están más cerca? Aplica sombra en un tono oscuro desde la esquina exterior del ojo hasta la mitad del párpado. Después, aplica un tono más claro desde la mitad del párpado hasta el lagrimal. Recuerda difuminarlas bien.

Para ojos juntos

Aplica un poco de corrector cerca de los lagrimales de ambos ojos. Con un delineador, traza una línea muy delgada junto a tus pestañas superiores y engrósala entre más se acerque a las esquinas exteriores. Después, aplica una capa delgada de sombra clara desde el lagrimal hasta la mitad del párpado. Completa con sombra más oscura desde ese punto hasta la esquina exterior.

Para ojos “tristes”

Los ojos “tristes” son los que tienen las esquinas exteriores hacia abajo. Para disimularlos, delinea junto a las pestañas superiores. Cuando apliques la sombra, difumínala con el delineador. El toque final serán dos o tres capas de máscara de pestañas.

Si usas lentes

El maquillaje de tus ojos dependerá del tono de la montura de tus lentes. ¿Es metálica o tiene cualquier color que no sea café? Enfócate en destacar tus pestañas: usa una máscara densa y aplícala desde las raíces hasta las puntas. ¿La montura no alcanza a verse o, al contrario, es de color café? Aplica sombra en colores brillantes y, sobre todo, depílate las cejas con la forma más apropiada para tu rostro.

Cómo maquillar tus ojos

1. Prepara tus ojos con corrector. Aplica tres gotitas para disimular las ojeras, empezando desde la zona cercana al lagrimal (la piel es más oscura ahí). Difumina con pequeños toques con tu dedo meñique.

2. Aplica base en el párpado para que tu maquillaje dure más tiempo.

3. Delinea tus ojos. Para un look profesional, aplica sombra oscura con un pincel y difumínalo con un q-tip; para el diario, usa el tipo de delineador que te permita trazar una línea cercana a tus pestañas. Si vas a delinear junto a las pestañas inferiores, sólo cuida que sea un trazo muy delgado.

4. Aplica las sombras. Comienza con un tono claro parecido al de la piel de tus párpados y añade capas en colores más oscuros.

5. Si quieres, añade un toque de luz justo debajo de tus cejas. Puedes usar la misma sombra que usaste como base.

6. Riza tus pestañas y aplica máscara en las pestañas superiores e inferiores. Puedes aplicar cuantas capas desees, siempre que no esperes a que se sequen; así evitarás la aparición de grumos.


Tips para sombras

¡Difumínalas! Casi todas las paletas de sombras traen tres tonos, del más claro al más oscuro. Para integrarlos, aplica el más claro (o base) a todo el párpado, desde la línea de las pestañas hasta el hueso de la cejas. Aplica el tono medio abajo de la ceja y, para terminar, el más oscuro en el pliegue. Los maquillistas profesionales usan pinceles, pero puedes practicar con la punta de tus dedos.

Elige sombras que destaquen el color de tus ojos. Algunos maquillistas creen que los ojos se “apagan” cuando las sombras son del mismo color; otros opinan que todo depende del tono. Incluso, algunos expertos sugieren combinar las sombras con los reflejos naturales de los ojos. ¡Anímate a experimentar y a encontrar tus propios colores!

Presta atención a los efectos. Las sombras nacaradas destacan los ojos, pero también pueden revelar arrugas. Las sombras oscuras estilo smoky pueden hacer que los ojos luzcan más pequeños. ¿El secreto para ambas? Aplícalas solamente en los párpados.
Si quieres lograr un look de smoky-eyes sin los tonos oscuros, busca la nueva colección Smoky Shadow Blast de Cover Girl. Puedes lograr el efecto completo con un solo aplicador y, lo mejor, en tonos brillantes que incluyen azul, lila y verde, entre otros.