Saltar al contenido
Toque de Mujer

Más potasio, más salud

Hemera/Thinkstock
Un ejemplo claro de esto pueden ser tus cantidades de sodio y potasio en el organismo. Estos dos minerales cumplen funciones importantísimas, porque ambos regulan la carga eléctrica de nuestras células y siempre deben mantenerse en armonía; se sabe que el sodio es causante de la hipertensión, pero no sólo el elevado consumo de sal sino al mismo tiempo la bajo ingesta de potasio, es decir, entre más sodio consumas, más potasio tendrás que incluir en tu dieta.

Se ha comprobado que la única forma de lograr el equilibrio es vigilar los dos minerales simultáneamente. Así que más que cuidar la cantidad de sal que comen en tu familia, revisa si consumen el potasio suficiente.

Su deficiencia puede causar: resequedad de la piel, acné, estreñimiento, depresión, hipoglucemia, intolerancia a la glucosa, fatiga muscular, insomnio y dolores de cabeza, entre otros.

Las fuentes de potasio más importantes son: papa, ciruela pasa, plátano, jitomate, naranja, alcachofa, frijol, espinaca, ajo, granos integrales, pescado y algas marinas.