Saltar al contenido
Toque de Mujer

Convivir con una prótesis

Royalty-free/Comstock/thinkstockPor Sergio Ibáñez Velázquez

De acuerdo con datos proporcionados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), existen en el mundo alrededor de 600 millones de personas con algún tipo de discapacidad, de las cuales aproximadamente 10 millones viven en México. Esto significa que un 10% de la población de nuestro país se encuentra en esta situación. De ese porcentaje, el 30% está conformado por niños menores de 18 años. Un gran número de estas personas requiere del uso de una prótesis para tener una mejor calidad de vida, por lo que es muy relevante conocer un poco más acerca de estos aditamentos.

Una prótesis es un miembro artificial que puede ayudar a completar la imagen personal o a suplir por completo la función de una parte del cuerpo. Se clasifican de acuerdo al nivel de amputación que presente una persona: hay aditamentos para pie, rodilla, cadera, codo, hombro, ojos y oídos, entre otros.

Tomando en cuenta el total de casos que presentan alguna discapacidad, aproximadamente 11 ó 12% son ocasionados por la ausencia congénita o adquirida de alguna parte del cuerpo. Por ello es tan importante la información y la educación en torno al uso de prótesis.

A pesar de que en México contamos con un buen nivel de desarrollo en aparatos tanto ortésicos como protésicos, desafortunadamente el costo tanto de las partes como de la mano de obra necesarias para su producción dificultan a la mayoría de las personas el poder adquirir una prótesis, por lo que en muchos casos todavía se recurre a aparatos rústicos o de menor calidad.

iStockphoto/thinkstockAdemás de su costo, existen muchas barreras que las personas que requieren usar una prótesis deben enfrentar. Una de ellas es la barrera arquitectónica: la mayor parte de las poblaciones de nuestro país carece de la infraestructura adecuada, en todos los aspectos, para que cada individuo que se encuentra en esta situación pueda desempeñar sus actividades con facilidad. Diariamente podemos darnos cuenta de la insuficiencia en los accesos, transporte, instalaciones y servicios que deben enfrentar quienes por sus condiciones tienen más dificultades para desenvolverse.

Naturalmente, es difícil adaptarse a la necesidad de usar una prótesis. Puede resultar más fácil para un niño pequeño cuando se trata de amputaciones congénitas, pues si aprende a convivir con el aparato, su uso será exitoso, debido a que hará parte de su esquema corporal ese miembro artificial. En el caso de adultos y niños mayores con amputación adquirida es más complicado, pues depende de varios factores como la edad, causa y nivel de la amputación, miembro afectado, etc.

También existen barreras emocionales que hay que afrontar. Una de ellas es aceptar que una parte del cuerpo se trata de un miembro artificial; así mismo, factores estéticos y funcionales de una prótesis pueden dificultar la aceptación, como también la escolaridad y la ocupación de las personas. Por ello, es fundamental que reciban apoyo, educación, rehabilitación y comprensión para poder superar su condición y tener una vida normal.

La falta de una parte del cuerpo ocasionada por una discapacidad adquirida representa una pérdida enorme que hace necesario superar, entre otros aspectos, el tránsito por las diferentes etapas del duelo, desde la negación hasta la aceptación. Por lo tanto es muy importante el trabajo del psicólogo, de la mano del rehabilitador, protesista y terapista físico y ocupacional, que brinden el entrenamiento necesario para así poder llegar a la adaptación al uso de la prótesis de modo que en verdad sea una herramienta de independencia y sirva para que las personas que la requieran puedan retomar sus actividades cotidianas satisfactoriamente.

Tener que usar una prótesis no debe ser un motivo de infelicidad permanente. Si las autoridades, las instituciones y los ciudadanos ponen de su parte para que las personas con discapacidad puedan obtener los aparatos necesarios, así como contar con mobiliario, calles y transportes adecuados, con amor y comprensión podrán superar cualquier obstáculo.