Saltar al contenido
Toque de Mujer

Cuida tus dientes

Una de las mejores costumbres en la vida es cepillarse los dientes. Contribuye a alejar males que deterioran las piezas dentales, que muchas veces son un verdadero tormento, una fuente de mala digestión e incluso mal aliento. El doctor Jaime Edelson Tishman, presidente de la Asociación Dental Mexicana, asegura que los más triste de todo esto es que se trata de males 100% prevenibles.

Un viejo mito

Mucha gente sufre un dolor de muelas en la soledad hasta que se da cuenta de que no hay por qué sufrir y acude con un especialista. El doctor Edelson Tishman menciona que el temor a los dentistas es en buena medida un mito, pues la odontología puede ser indolora. Por eso, la reticencia a visitar al experto en salud bucal, sin duda tiene que ver alguna experiencia personal, comenta para indicar que hoy en día esta rama de la medicina se desarrolla con técnicas menos invasivas, lo cual evita sufrimientos.

Además de reducir prácticamente a cero las molestias, las tendencias modernas –como la invasión mínima– ayudan a que la gente conserve sus dientes más tiempo. Y si hay que reponer los dañados, “se echa mano de algo muy moderno: los implantes dentales, que permiten colocar un diente sin lastimar los vecinos”.

Sonrisa y autoestima

El presidente de la Asociación Dental Mexicana comenta que existen datos científicos sobre la importancia de una dentadura completa y su efecto en la autoestima. Una forma de comprobarlo consiste en pintarse un diente de negro y salir a la calle uno, dos o tres días “y ver cómo nuestra sonrisa se va escondiendo, apagando, porque la falta de una pieza es parte muy importante del balance de nuestras caras, de las facciones”.

Sobre la posibilidad de que se lleguen a emplear células madres conservadas de los dientes de leche, el experto dice que actualmente es como hablar de ciencia ficción, pero recuerda que en el campo de la ciencia cuando alguien dice: “esto no es posible”, alguien ya lo está investigando.

“El sueño de muchos odontólogos es la posibilidad de sembrar un germen donde no hay un diente y que vuelva a crecer”, pero la realidad actual es que lo mejor es cuidar tus dientes y en caso de daño, emplear las técnicas de menor invasión, lo cual es muy importante ahora y mañana.

Chicles… ¡sí!

A pesar de que nuestros papás siempre nos dijeron que mascar chicle dañaría nuestros dientes, en la actualidad, algunas gomas de mascar ayudan cuidar los dientes, manteniéndolos sanos y blancos.

Las cirujanas dentistas Elizabeth Ann Moreno y Mónica Suárez Ledezma realizaron un sondeo entre profesionales de la salud bucal y 87% de sus entrevistados dicen que conocen sus beneficios. De los encuestados sobre los “beneficios de la goma de mascar sin azúcar (GMSA)”, 27% afirmó que “siempre” prescribe el uso de GMSA, 19% señaló que la prescribe “frecuentemente” y 18% indicó que lo hace “pocas veces”.

A la pregunta “¿En qué casos prescribes gomas de mascar sin azúcar?”, 17% de los dentistas lo hacía en casos de “poco flujo salival, 14% en cuestiones de caries incipiente, pacientes con alto riesgo de caries y otro 14% para pacientes con higiene bucal deficiente”. Un 9% lo recomienda cuando sus paciente les refieren la “costumbre de masticar gomas de mascar”, para que elijan una sin azúcar sobre una que sí contenga azúcar.

En porcentajes menores, los profesionales de la salud señalaron que recomiendan los chicles sin azúcar a pacientes diabéticos, para blanqueamiento dental, cuando hay problemas para relajar el músculo (temporomandibular) o para adolescentes y niños que presentan desgaste en órganos dentarios, en lugar de un dulce, para pacientes que se encuentran bajo tensión, pacientes con predisposición a la caries y gingivitis o recomiendan su uso después de comer.