Saltar al contenido
Toque de Mujer

René Drucker Colín, una historia de éxito

La estadística va contra pronóstico: Aunque uno de los principales mensajes que deberíamos recibir desde la infancia es “harás realidad todo lo que anheles”, pocos son los que sobrepasan los diez años sin haberse topado con alguien –llámese pariente, maestro, amigo o hasta los mismos padres- que con expresión incrédula borren de un pincelazo todos sus sueños de triunfar y de llegar muy lejos.

El argumento casi siempre es el mismo: los grandes éxitos están reservados para unos cuantos, también se cree que si no se nace con determinadas características como tener mucho dinero, contactos influyentes o un talento avasallador como el de Michael Jordan, Carlos Slim o Luciano Pavarotti, no habrá mucho porvenir y por tanto, es mejor dedicarse a algo que requiera de una menor exigencia, que resuelva el aspecto económico, aunque sea a medias y sin importar qué tan realizados nos haga sentir.

Lo cierto es que escribir una historia de éxito está en manos de quien esté dispuesto a esforzarse para que esa imagen mental que se tiene de un objetivo se materialice y sea tan real que hasta se pueda tocar, sin importar la edad que tengamos.

El espejo de un futuro

René Drucker Colín, uno de los científicos más importantes de nuestro país y actual director de Divulgación Científica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es un ejemplo claro de lo que significa nadar contra corriente, aunque si se tiene convicción no hay poder humano que pueda detenernos.
En su infancia tenía algo muy claro: de grande quería ser famoso en lo que fuera. Eso le contestó a uno de sus profesores cuando éste le cuestionó sobre su futuro “yo era un niño muy inquieto y no era bueno en la escuela, pero sí para el béisbol. Una vez después de llamarme la atención, mi maestro me preguntó qué esperaba hacer cuando fuera grande. Mi respuesta le causó mucha gracia y me sentenció que nunca lograría hacer nada. Afortunadamente se equivocó”.

Aquel niño inquieto se convirtió en un distinguido neurobiólogo, célebre no sólo en México, sino a nivel mundial por sus aportaciones en el campo de la ciencia, que le han valido para hacerse acreedor a innumerables reconocimientos por su trayectoria.

¿Cuál es la clave para no rendirse ante los presagios externos que nos destinan a un futuro poco prometedor? Primero, dice el científico, es tener muy claro el camino que se quiere andar, estar seguro de las propias capacidades y un consejo infalible es estar dispuesto a buscar las oportunidades, aprovecharlas y hacerlas crecer para así, poder construir sobre bases sólidas.

Ningún comienzo es sencillo, recuerda René Drucker: “Cuando me fui becado a Illinois para hacer la maestría y posteriormente a Canadá en busca del doctorado, no tenía las condiciones económicas para subsistir adecuadamente, estaba en el límite. Después a mi regreso a México la cosa estaba peor, ni trabajo tenía y ya había una familia que mantener, pero la pasión que desperté por el campo de la psicología hacía que no lo encontrara como algo dramático, sino como una barrera más que saltar”.

No siempre terminamos en dónde empezamos. René Drucker soñaba con ser famoso y aunque en su momento no tenía claro en qué área deseaba destacar, reconoce que le hubiera realizado brillar en el diamante del béisbol. Aún con ello, nunca se frustró y mucho menos dejó que las palabras de su profesor de la infancia lo dañaran. De esa etapa sólo quedó la anécdota de un hombre que nunca imaginó que ese pequeño al que le sentenció el fracaso, pudo cumplir con el sueño de convertirse en la figura que tanto anheló. Tú, ¿qué peso le darás a lo que dicen quienes no creen en ti?

Para saber más
Pensamiento líquido
Damian Hugues
Editorial Empresa Activa

Para ver
En busca de la felicidad

Dirige Gabriele Muccino
Estados Unidos, 2006