Saltar al contenido
Toque de Mujer

Sueño antienvejecimiento

Durante las horas de sueño, nuestro organismo lleva a cabo procesos de desintoxicación y reparación que son vitales para mantener joven a nuestro reloj biológico.
El más importante es la secreción de melatonina, que se produce principalmente en la glándula pineal, ubicada en la parte posterior del cerebro.

La melatonina se sintetiza a partir de la serotonina, un neurotransmisor derivado del aminoácido triptófano que ayuda a mantenernos con buen estado de ánimo; está involucrada con nuestros biorritmos, pues favorece un sueño plácido y profundo durante la noche, y nos permite despertar descansadas por las mañanas.

Es vital para el desarrollo de nuestra matriz y ovarios. Además, la melatonina es un poderoso antioxidante que protege al organismo del daño de los radicales libres, esas grasas oxidadas que al “romperse” producen caos en nuestro organismo.

Otros beneficios
La melatonina ayuda a proteger de la oxidación a los tejidos de estómago, páncreas, hígado, cerebro y a la médula espinal. Además, brinda protección contra enfermedades cardiovasculares y también mejora el humor.

Recientemente, investigadores italianos descubrieron la relación entre los niveles reducidos de melatonina y el comienzo de la menopausia. Por eso es que hasta un 40% de las mujeres en esta etapa de la vida sufre de insomnio.

Investigadores de Nueva Zelanda reportaron que la melatonina podía promover una respuesta inmune saludable al principio del proceso de sanación de una herida, mejorando la calidad de la cicatrización.

Estudios similares han revelado que la melatonina ayuda a modular el proceso inflamatorio que puede presentarse en diversos tejidos del cuerpo, ligado por los investigadores modernos, con el cáncer y la diabetes.

Trabajo en equipo
La melatonina trabaja en conjunto con la hormona DHEA (dehidroepiandrosterona) para suprimir los niveles de cortisol, el cual dispara su producción cuando estamos sujetos a mucho estrés y destruye verdaderamente a nuestro sistema inmunológico.

En la División de Radiación Oncológica del Hospital San Gerardo en Milán, Italia, los investigadores comprobaron que la melatonina modula el sistema inmunológico y aumenta el tiempo de supervivencia de la mayoría de los enfermos de cáncer.

La terapia con melatonina está considerada por los investigadores modernos como la más efectiva para proteger y mejorar nuestro sistema inmunológico e, incluso, más eficaz que los antioxidantes para controlar los radicales libres, considerándola como un suplemento ideal para prevenir diversos problemas de demencia relacionados con el envejecimiento.

La melatonina y la DHEA se encuentran en la piel. Niveles adecuados de estas dos hormonas, recomendados por el médico, ayudarán a proteger y mantener una piel juvenil y saludable, así como prevenir y tratar las cataratas, que empiezan a desarrollarse a los 60 años, justo cuando la melatonina se desploma.

La verdadera hormona antienvejecimiento
Los niveles de la melatonina producida de forma natural caen con el paso de los años, debido a la calcificación de la glándula pineal, lo que causa desórdenes de sueño y problemas de memoria. Esta calcificación ocurre por la gran actividad metabólica y el constante flujo sanguíneo de la glándula pineal, ocasionando que se acumule calcio conforme envejecemos.

El envejecimiento de la glándula pineal inicia aproximadamente a los 40 años y a partir de ese momento, cae dramáticamente la producción de melatonina, como si comenzara a deteriorarse una pieza clave de esa gran maquinaria que es el cuerpo humano.

Después, parecería que otros sistemas del cuerpo humano reciben su señal, pues reducen su vitalidad. Es por ello que se le considera la verdadera hormona antienvejecimiento, pues interactúa con otras hormonas para detener el envejecimiento orgánico.

Por todo ello, procurar dormir ocho horas diarias durante la noche, te ayudará a mantenerte bella y radiante por más tiempo.