Saltar al contenido
Toque de Mujer

Una relación sana entre abuelos y nietos

Una relación sana entre abuelos y nietos
iStockphoto/Thinkstock

Los abuelos significan la continuidad de los valores y tradiciones familiares. La relación entre nietos y abuelos es mucho menos conflictiva que la de padres e hijos, y está llena de ternura. Aportan a los nietos una relación entre distintas generaciones, y a los padres, la tranquilidad de saber que dejan a sus hijos en buenas manos cuando lo necesitan.

Los nietos se sienten queridos incondicionalmente, lo cual puede ser muy bueno para su desarrollo

Los niños que no llegan a conocer o a tratar a sus abuelos, se pierden una gran experiencia de vida y amor. Los abuelos descubren la satisfacción de poder ayudar a sus hijos en la tarea de educar a los nietos, y saben que en el fondo no importa tanto el reconocimiento como la huella de amor y de confianza que dejan en sus nietos.

Una relación sana entre abuelos y nietos
David Woolley/Digital Vision/Thinkstock

La relación entre los adultos

Los abuelos ya han educado a sus hijos. Los abuelos están para dar cariño, echar una mano, de vez en cuando, y pasar un buen rato con sus nietos. Sin embargo, no siempre se puede decir que la relación de los abuelos con los padres de sus nietos sea la mejor. Las generaciones son distintas y también los criterios de educación son diferentes.

Si los abuelos van a estar con los nietos, lo ideal es que haya un acuerdo entre las partes, para el bien del niño y de todos. Es necesario que entre los padres y los abuelos exista una relación tranquila y libre de celos, en la que reine el respeto a las exigencias y hábitos del otro. Los conflictos más comunes surgen cuando los abuelos pretenden ejercer de padres en vez de abuelos, y tratan a sus hijos adultos como niños y no les permiten ser los principales responsables de la educación de los chicos. También se dan cuando los hijos abusan de los abuelos y los cargan excesivamente con la responsabilidad de ocuparse de los nietos.

Para una feliz convivencia

Una relación sana entre abuelos y nietos
iStockphoto/Thinkstock

Los hijos deberán:
•    Respetar la casa y las costumbres de sus padres.
•    Enseñar a los niños a querer y respetar a los abuelos. Para esto, lo principal va a ser su modo de comportarse y no las palabras.
•    Respetar los límites que los abuelos necesitan para cuidarse y tener su propio espacio.

Los abuelos han de:
•    Valorar la nueva familia creada por su hijo o hija y tener la máxima consideración hacia su modo de ser y de hacer las cosas.
•    Tener claro hasta qué punto pueden ayudar. No se deben comprometer haciendo excesos.
•    Saber que la educación les corresponde a los padres y que ellos sólo hacen una labor subsidiaria. La última decisión siempre la deben tener los padres.
•    Mantener silencio cuando los padres están sancionando una falta cometida por el pequeño.
•    Darle la razón a los padres cuando los nietos vienen con una queja.

Relación de los abuelos con los nietos
A la mayoría de los nietos les encantan estar con sus abuelos por diferentes razones. Algunos nietos ven a sus abuelos como un amigo, una especie de guía, como divertidos, cariñosos, mimosos y que les gusta estar con ellos.

Contar con el apoyo de los abuelos es un alivio para muchas familias, sobre todo si los padres tienen que trabajar. Los abuelos son de gran ayuda para:
•    Apoyar en el hogar controlando la programación que los niños ven en casa y el tiempo que le dedican a ver la televisión.
•    Ayudar a los pequeños con las tareas de la escuela prestándoles atención o aportando conocimientos directos sobre el tema.
•    Prepararles alimentos o platos diferentes para que se den cuenta de que existen otras formas agradables de comer, que no son idénticas a las que conocen, pero que también son sabrosas.
•    Contarles historias a los nietos sobre la juventud o infancia de sus padres. Esto es importante para que vean que forman parte de una cadena continua que es la familia.
•    Acompañar a los niños en cumpleaños o fechas señaladas para que los pequeños se sientan queridos e importantes.
• Ser una fuente constante de cariño para que los pequeños sean conscientes de que existen otras personas, además de sus padres, que pueden hacerles la vida agradable.

Una relación sana entre abuelos y nietos
iStockphoto/Thinkstock

Para estar en contacto
Hoy en día es más común ver que abuelos y nietos vivan distanciados, o inclusive en ciudades diferentes. En estos casos, los padres pueden reservar un tiempo especial para abuelos y nietos y promover las visitas. Los hijos también pueden animar a los padres a que los visiten con frecuencia. La tecnología acorta las distancias y acerca los corazones.

Utilicen el teléfono, el email, la fotografía y las redes sociales. Los esfuerzos de los padres para estar en contacto con los abuelos enseñarán a los chicos con el ejemplo la importancia de la familia y del contacto que debe mantenerse, y así aprenderán a amar, valorar y respetar a toda la familia.