Artritis: mitos y acciones

0

Artritis proviene del griego arthron (articulación) y de itis (inflamación). Sin embargo, no todos los tipos involucran inflamación. Mejor dicho, se usa como término general para describir más de 100 tipos de enfermedades que afectan las articulaciones y los tejidos circundantes. La osteoartritis es el tipo más común, también conocida como enfermedad degenerativa de articulación. Como resultado, hay fricción y puede causar inflamación moderada, dolor y rigidez en la articulación. Las articulaciones más afectadas son manos, rodillas, cadera, pies y ocasionalmente, los hombros. Cuando la artritis afecta la espina dorsal, es normalmente la parte baja (lumbar).

Infórmate 
y actúa
La buena noticia es que hay muchas cosas que se pueden hacer para mejorar la movilidad y disminuir el dolor, así como prevenir la disfunción. Lo primero es informarse adecuadamente, ya que hay muchos mitos alrededor de la artritis.
El frío causa artritis, o el ejercicio la agrava, o una dieta escasa puede desencadenar este padecimiento. Nada de esto es cierto. Al contrario, el ejercicio es muy útil para manejar la artritis y una dieta balanceada ayuda a controlar el peso, necesario para reducir la presión sobre las articulaciones.

Existen medicinas de uso tópico o ingeridas, como analgésicos y antiinflamatorios sin esteroides. Dependiendo del grado de avance del problema, se puede considerar una inyección en la articulación o una intervención quirúrgica. Lo importante es hablar con el médico sobre el tratamiento más adecuado para cada caso individual.

También es clave hacer algo por uno mismo todos los días, en términos de ejercicio físico, terapias alternativas
y relajación. La relación entre estrés y dolor está bien documentada. La contracción muscular generada por la ansiedad provoca que las articulaciones estén más rígidas. Practica yoga, meditación o tai-chi, para liberar la tensión. Haz ejercicio regularmente para fortalecer los músculos, dar mayor soporte a la articulación y liberar endorfinas, que te harán sentir mejor y con más energía.

Si buscas sustancias naturales, la glucosamina y la coindrintina han sido estudiadas extensamente en Europa. Se han realizado pruebas de corto plazo y parece que una combinación de ambas puede ser benéfica para reducir el dolor.

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More