Bondades del pescado

0

iStockphoto/ThinkstockEn la dieta mediterránea el pescado ocupa un papel protagónico, y quizá es por ello que los japoneses y los esquimales, quienes son consumidores habituales de alimentos marinos, no sufren problemas cardiovasculares.

Se estima que si comemos entre 200 y 250 gramos de este alimento (dos filetes de tamaño mediano) beneficiamos nuestra salud al:

  • Solventar la necesidad diaria de proteínas que requiere nuestro organismo.
  • Aportar 60% del yodo y 94% del selenio que requerimos.
  • Cubrir por completo la necesidades de lípidos y ácidos grasos omega 3 (presentes principalmente en pescado azul, como: atún, sardina, salmón, arenque, trucha o macarela), los cuales regulan al colesterol, previenen infartos y ayudan a mejorar la salud del cerebro.
  • Adquirir elementos como el fósforo, el potasio, el sodio, el calcio, el magnesio, el zinc, el hierro y el yodo, todos ellos minerales imprescindibles para pacientes que deben regenerar tejidos, tal como sucede en quienes sufren úlceras (lesión abierta de la piel o membrana mucosa), quemaduras o se recuperan de una cirugía.
  • Optimizar la salud visual y del sistema nervioso.
  • Mejorar el desarrollo de músculos, enzimas y hormonas.
  • Protege el corazón y las arterias.
  • Ayuda a disminuir procesos inflamatorios (como el que da lugar a la artritis reumatoide).
  • Equilibra las grasas de la sangre.
  • Reduce los niveles de presión arterial.
  • Fortalece los huesos.
  • Disminuye el riesgo de sufrir coágulos y trombos, algo que muy pocos alimentos pueden ofrecer.

El pescado es excelente también para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, aunque los especialistas advierten que en estos casos se debe preferir las especies que tengan bajos niveles de mercurio, como salmón y atún blanco en conserva.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More