De lo ordinario a lo extraordinario

0

Hemera/ThinkstockLevantar tu vaso de leche, escribir una nota para tus padres, marcar por teléfono a tus amigos, tomar un baño y salir por la puerta de tu casa rumbo a la escuela o el trabajo son actividades ordinarias, del día a día, las cuales realizas sin pensar mucho como fue que aprendiste a hacerlas.

Seguramente alguien pasó horas y días junto a ti enseñándote a tomar una taza de chocolate, primero con dos manos y luego solo con una. Y lo más probable es que haya pasado unos minutos más limpiando tus bigotes de leche o unas cuantas gotas derramadas en la mesa.

A muchos nos sucedió así, pero no para Arturo, un niño muy sonriente quien asiste al Centro de Rehabilitación Teletón (CRIT) en Baja California Sur, acompañado de su abuela. Él padece Parálisis Cerebral Infantil, lo cual le ha impedido llevarse un vaso por sí mismo a la boca. Hasta ahora.

La conquista

Al salir de Terapia Ocupacional menciona que hoy, después de 16 años, por primera vez logra llevarse una cuchara a la boca. Algo simple a los ojos de los demás, pero extraordinario a los ojos de él y la gente que lo rodea. Familia, amigos, médicos y terapeutas han sumado esfuerzos haciendo lo extraordinario posible. Para Arturo y su abuela hoy ha sido un día de éxito. Y esperan que mañana también lo sea, con un logro mayor.

¿Qué significa el éxito en una familia con un niño con discapacidad? Roxana Bordes, terapeuta ocupacional de niños con discapacidad comenta: “Es necesario profundizar en lo mínimo”. Y explica la importancia de considerar el punto de partida de cada persona, para algunos el abrir la mano es en sí un éxito, para otros tomar el lápiz y para otros más, llevarse la cuchara a la boca. Valorar cada logro, por pequeño que parezca. Las actividades de la vida diaria son pilar fundamental de la funcionalidad de las personas y del desarrollo de su papel en la sociedad.

Afirma también la importancia de consolidar el trabajo de las terapias con labores en casa. Nada mejor que una mano amiga que este hombro a hombro. La abuela de Arturo hace esa labor, pero el secreto está que junto a ella está la de su comadre que le ayuda con los hermanos, está también su vecino que sin falta les da un “aventón” al centro de rehabilitación para asistir a sus terapias, su prima que con su presencia le permite unas horas de tiempo libre. La solidaridad tiene frutos.

Arturo no puede hablar, pero esto no le impide comunicarse. Él no escogió tener Parálisis Cerebral, aunque si decidió la manera de afrontarlo. Y nos enseña algo día a día, al parecer tiene un truco bajo la manga para cada reto que le significan las actividades cotidianas. Siempre tiene una gran sonrisa y un estado ánimo insuperable que invitan a trabajar codo a codo junto a él. Su actitud de éxito es sorprendente y contagiosa.

Si lo piensas bien, al igual que con Arturo, mucha gente ha sido partícipe también de cada uno de tus logros con su apoyo y solidaridad. ¿Cómo te haces presente en el éxito de los demás? ¿Cómo ayudas a los demás a lograr su éxito?

Roxana Bordes Loretz es terapeuta ocupacional en el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón en Baja California Sur.

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More