Disección a los ataques de ansiedad

0

Stockbyte/ThinkstockCuando estamos sometidos a un nivel de estrés muy alto y de por lapsos prolongados, es posible que la sensación de ansiedad se haga presente en nuestra vida. Ésta si no es controlada a tiempo puede derivar en ataques de ansiedad, que puede ser confundidos con ataques cardiacos.
Tales episodios pueden manifestarse a través de dolor abdominal, diarrea o necesidad frecuente de orinar, mareos, resequedad en la boca o dificultad para deglutir, dolor de cabeza, tensión muscular, respiración agitada, frecuencia cardiaca rápida o irregular, sudoración y temblores.


¿A qué se deben?

Diferentes investigadores científicos han ligado al ataque de ansiedad con niveles inadecuados de un neurotransmisor cerebral conocido como GABA (ácido gamma-amino butírico). Las neuronas que se encuentran en el lóbulo temporal del cerebro producen GABA. Ellas controlan el lóbulo frontal que gobierna la personalidad y controlan también el lóbulo parietal, que controla el pensamiento y la acción.
El Dr. Robert Atkins opinaba que el GABA es un relajante natural que no causa somnolencia y que puede tomarse durante el día. Decía que si hubieran hecho más estudios del GABA, no hubieran inventado el Valium. El Dr. Eric R. Braverman, autor del libro “The Edge” y considerado hoy como el más importante investigador de la química cerebral, opina igual. Cuando lo conocí personalmente en un Congreso de Medicina de Antienvejecimiento en la Ciudad de México, me dijo que el cerebro es el órgano más importante para las mujeres y que los niveles de GABA afectan directamente tu personalidad. El Dr. Braverman define a GABA como el bioquímico que controla el ritmo del cerebro, para que tú funciones a un paso tranquilo, ya que calma cuerpo, mente y espíritu.

Niveles de GABA
En el desequilibrio de GABA cerebral se pueden desatar dolores de cabeza, hipertensión, ataques de ansiedad, palpitaciones, convulsiones, deseo sexual disminuido y problemas cardiacos. Posiblemente la mitad de la población pudiera estar “viviendo” con deficiencia de GABA; lo que nos hace pensar que la mitad de la población podría andar por ahí con el sistema nervioso descontrolado.

La mayoría de los trastornos de ansiedad sí se pueden usando alguna combinación de hormonas naturales bioidénticas aplicadas sobre la piel, suplementos nutricionales que incluyen GABA y sus precursores, dieta, ejercicios de meditación y si la celeridad de los ataques de ansiedad lo amerita, algún tipo de medicamento. La respuesta es rápida en la mayoría de las personas con este tipo de padecimiento.

Padecimientos relacionados
Hemera/Thinkstock
La acumulación del estrés y la ansiedad crónica o los ataques de pánico predisponen a la gente a padecer jaquecas crónicas, hipertensión, úlceras y enfermedades cardíacas. Si estos padecimientos no se tratan adecuadamente, pueden reducir significativamente la productividad de las personas que los sufren y sabotear su funcionamiento diario. Algunos médicos consideran que pueden ser la causa de hasta un 90% de todas las enfermedades.

Las neuronas se comunican entre sí usando mensajeros químicos, llamados neurotransmisores. Todos estos neurotransmisores controlan diferentes “recámaras” de tu cerebro; algunos te alegran, otros te deprimen; otros te dejan devorando toda la comida chatarra de la tiendita de la esquina, antes de que llegues siquiera a pagar a la caja.

Cuándo acudir al médico
Según el documento Estrés y ansiedad de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, lo mejor es acudir al médico para que determine cuál es origen de ésta y brinde un tratamiento adecuado, si se presentan los siguientes síntomas:

  • Mareo, respiración rápida o latidos cardíacos rápidos por primera vez o es peor de lo usual.
  • Eres incapaz de trabajar apropiadamente en tu hogar debido a la ansiedad.
  • No conoces la fuente o causa de la ansiedad.
  • Experimentas una sensación repentina de pánico.
  • Presentas un miedo incontrolable.
  • Tu ansiedad se desencadena por el recuerdo de un evento traumático.
  • Has intentado medidas de cuidados personales durante varias semanas sin éxito o sientes que tu ansiedad no se va a resolver sin ayuda profesional.
También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More