Limpieza total

0

¿Cuántas veces en las semanas anteriores te fuiste a dormir sin desmaquillarte perfectamente? Sí, todas tenemos la excusa de llegar cansadísimas después de las reuniones y eventos, pero nunca existe una justificación suficiente.

Tener la piel limpia es uno de los buenos hábitos que nunca debes dejar “para después”. Desmaquillarte y retirar la grasa y el polvo que se adhirieron en el transcurso del día no sólo evita la aparición de barritos, ¡sino también de líneas de expresión y arruguitas! ¿Sabes cuáles son tus mejores opciones para limpiar tu rostro. ¡Sigue leyendo!

A limpiar

El propósito de limpiar es retirar bacterias, maquillaje y todo el polvo, sudor y aceite que se juntan en tu piel. Esta rutina debe hacerse por lo menos una vez por día, pero es importante elegir un producto que no elimine las grasas naturales de la piel por completo. Recuerda: un exceso de limpieza puede resecar y generar una reacción de emergencia donde se produzca todavía más aceite.

Para retirar el maquillaje

Los encuentras en presentaciones líquidas, cremosas y hasta en forma de toallitas. Busca una versión especial para tu tipo de piel o si usas lentes de contacto.
Tip: Si usas máscara a prueba de agua, presiona la almohadilla contra tus pestañas por 5 segundos, antes de retirar con suavidad.

Para lavar

¡Seguro que conoces todos estos productos! Busca y prefiere ingredientes naturales que adhieran la humedad a tu piel, como la glicerina.
Tip: Cada vez que limpies tu piel, ¡date un masaje suave! Estimulará la microcirculación y te ayudará a que los músculos faciales se relajen.

Jabón

Limpiará la piel a profundidad. Busca jabones cremosos y neutros. Si tienes piel grasa, el jabón es una de las mejores alternativas para ti. Sólo modera el uso de jabón antibacterial en tu cara, pues podría eliminar todos los aceites naturales y dejar tirante tu rostro.

Limpiadores en crema

Como contienen aceites y emolientes, además de ingredientes limpiadores, están recomendados para pieles normales y secas.

Limpiadores en espuma

Estas versiones son especiales para interrumpir la formación de aceites y combatir a las bacterias responsables de los barritos, pero sin resecar tu piel. Son ideales para pieles grasas o mixtas y muy en especial, para adolescentes o pieles propensas a sufrir acné o imperfecciones.

Limpiadores y exfoliantes

Algunos productos limpiadores tienen exfoliantes suaves que puedes usar a diario. Su propósito es impulsar la regeneración constante de la piel y puedes usarlos sin importar qué tipo de cutis tienes. Las versiones con perlas o granitos de exfoliante deben usarse un par de veces a la semana; en esas ocasiones, cámbialas por tu limpiador del diario.

Mascarillas

Las mascarillas comerciales son suplementos intensivos para tu rutina de limpieza. Si tu piel es grasa, elige una mascarilla de barro para retirar las impurezas. Si tu piel es seca o te has asoleado, aplícate una mascarilla cremosa. Por último, las mascarillas con pepino, aloe (sábila) o manzanilla, son ideales si tu piel está irritada.

¡Vaporízate!

El vapor ayuda a retirar impurezas, estimular la circulación y a abrir los poros. Llena un tazón con agua caliente, cubre tu cabeza con una toalla y colócate de modo que el vapor te dé en la piel. Añade lavanda o romero para estimular la renovación celular. Esta opción es muy accesible e ideal para todo tipo de piel.

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More