Lo más parecido a un “príncipe azul”

0

Debes estar consciente de que en la modernidad quedó enterrada la frase lapidaria de “Fueron felices para siempre”. Pero puedes seguir estos consejos prácticos:

1. Basa tu felicidad en lo feliz que haga él por ti en el presente, sin agobiarte en qué pasará en un futuro, si es el hombre perfecto para ser el padre de tus hijos y el hombre de tu vida.

2. Sé flexible, es decir, si hay una persona con la que tienes química y parece interesante, no te fijes en los detalles. Ve más allá de la apariencia, puedes llevarte gratas sorpresas.

3. Es importante conozcas a tu pareja y evalúes quién eres tú. Ábrete a las relaciones, conoce más hombres y deja que la vida haga lo suyo por ti.

4. Basa tu felicidad en periodos de tiempo y satisfacción breves y recuerda que lo que rápido llega, rápido se va. No te agobies ni pienses en el futuro.

5. Un error es pensar que la pareja deba caer bien a todo el mundo. Recuerda que simplemente tiene que gustarte y agradarte a ti y que no por no gustarle a todo el mundo él deja de ser el hombre ideal para ti.

6. No le agregues más papeles. Tu pareja no puede convertirse en la persona que supla las funciones de amigo, padre y hasta psicólogo. Este tipo de posición sólo consigue ahogar la relación a largo plazo.

7. Sé realista, ya que es un error que idolatres a tu pareja sin ver defectos, fallas y malos comportamientos. No te niegues a ver la parte negativa de tu pareja, puesto que todo el mundo la tiene. Recuerda que la mutua aceptación es una parte fundamental en el éxito de cualquier relación.

8. Intenta ver lo mejor de él de una manera positiva y equilibrada. No dotes a tu hombre de características sobrehumanas, pero tampoco te conviertas en la mujer que vive para martirizarle todo el tiempo.

9. Es mejor el sapo que poco a poco se transforma en príncipe, que el hombre deslumbrante que llega subido a lomos en un corcel y que puede convertirse en sapo.

10. No te dejes ignorar o que no te valoren. No autoimpongas el sufrimiento y pienses que puedes salir sola de la situación. Quiérete, valórate y niégate a estar con una persona que no te aprecia, que no quiere comprometerse y que no te ama como mereces o que simplemente no es compatible contigo.

No es cuento

Sobra decir que el príncipe azul no existe, al menos no como lo soñaste desde niña. Esto no tiene por qué ser una mala noticia, ya que tampoco nosotras somos hadas o Venus siempre dispuestas a colmar los deseos masculinos.

Lo cierto es que a todas nos encanta ser las princesas del cuento y en ocasiones nuestras exigencias son muy elevadas, queremos hombres tiernos, sensibles, pero a la vez fuertes y protectores.

Recuerda que no es que no exista el hombre ideal, el secreto es que en la mayoría de los casos, no sabes lo que quieres o esperas de un hombre.

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More