Los ataques de ansiedad

0

Digital Vision/ThinkstockCuando mi madre llegó a esta etapa de la vida, empezó a presentar síntomas muy severos. Ella, que era una linda mujer que cantaba con una maravillosa voz de soprano, se empezó a deprimir, a enojar, a sentirse intranquila todo el tiempo y a dejar de cantar.

Luego vino lo peor: aparecieron los ataques de ansiedad, sus manos y pies se ponían fríos como el hielo, sus palpitaciones se sentían como brincando en su pecho, no podía respirar, sentía que se mareaba, el miedo se empezaba a apoderar de ella y le venían deseos de salir huyendo de la casa sin ninguna razón.

Yo la acompañaba a consultar un doctor tras otro, sin ningún éxito. Los tranquilizantes que le recetaban sólo la atontaban. Apenas pasaba un poco su efecto, los ataques de ansiedad volvían a aparecer.

Los expertos opinan

Los ataques de ansiedad pueden durar desde 10 minutos hasta media hora. Mucha gente que los padece piensa que le está dando un infarto y se va corriendo al hospital. Algunas personas con ataques de ansiedad frecuentemente sufren también de depresión, fobias y fatiga crónica.

Los investigadores piensan que estos padecimientos pudieran provenir de la misma vulnerabilidad biológica y se empeoran uno al otro, por ejemplo: a mayor depresión, mayor número de ataques de ansiedad y viceversa.

¿Cuestión hormonal?

La ansiedad se caracteriza por una sensación de inquietud y desasosiego, te sientes paralizada o tensa cuando te enfrentas a situaciones estresantes, desde un grado leve hasta una forma intensa en la que se te dispara un verdadero ataque de pánico.

No hay una explicación clara de por qué ciertas personas presentan este problema que pudiera ser causado, en parte, por falla hormonal. He visto que se recrudece en muchas mujeres que están llegando a la menopausia, especialmente cuando los niveles de progesterona, la hormona que se produce la segunda mitad del ciclo después de que ovulas, se empiezan a dejar de producir en tus ovarios y los niveles circulantes en sangre de esta importante hormona, prácticamente se desploman.

Coincide también su aparición, en mujeres que presentan bajos niveles de DHEA, la hormona adrenal que controla el estrés y la energía.

Son conocidos disparadores de los ataques de ansiedad: el alcohol, la cafeína, los problemas cardiacos, la falta de vitaminas y cierto tipo de medicamentos para la menopausia que elevan, en algunos casos, de manera considerable, los niveles de prolactina. Esta hormona que se produce en la hipófisis “dispara“, en algunos casos, los ataques de ansiedad, además de otros efectos colaterales.

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More