Positivo atrae positivo

El pensamiento y la actitud abierta a sorprendernos conforman parte de nuestra vida y del cómo nos relacionamos, tanto con quienes nos rodean, como con quienes se cruzan en nuestro camino y con el mundo en sí mismo.

Actitud

Todos conocemos a alguien que recurrentemente se despierta de mal humor, da lo mismo si la razón es porque sean las 6 de la mañana, en cuyo caso su infelicidad será por ser una muy temprana hora o, porque sean las 10 y se quedó dormida, lo que implicaría haber dejado de hacer algo o llegar tarde a alguna actividad, pasando por tener que arreglarse rápidamente sin el cuidado y el esmero deseado.

Así son, si la época es de lluvias, la actitud será en contra del agua, olvidando que para un campesino que acaba de sembrar su tierra éstas resultan una bendición. Si resulta que hace calor, la razón del encono será porque el día está soleado y aún sin haberlo previsto, se le hace incómodo vestirse de negro, la razón es lo de menos, el caso está en que su actitud va encaminada a que todos los días, por cualquier razón, verdadera o supuesta, el día será malo o, en el mejor de los casos “un simple día más”.

Pensar positivo

El pensar positivo parte de conocer un poco de nuestro entorno y de la certeza de que en el transcurso de esas 24 horas nos hará encontrarnos con circunstancias que lo harán espléndido, que nos enseñarán, que nos formarán y que nos harán personalmente, mucho más que ayer.

Lo que nos disgusta de los demás sólo refleja lo que nos es insoportable de nosotros mismos, ésta es una máxima incontrovertible, la empatía que mostramos hacia lo negativo, hacia esa visión que nos aparta de descubrir y encontrar lo bueno, de sorprendernos y asumir nuevas oportunidades.

“Nada es verdad ni mentira; depende del cristal con que se mira”, dice la conseja popular. Buscarle tres pies al gato, escudriñar todo en el interés de encontrar lo negativo, la trampa o lo indeseable, conduce necesariamente a la infelicidad, en todos los sentidos.

La salud tanto física como mental, son una muestra de todo esto. Está científicamente comprobado que quienes persisten en actitudes negativas dañan su cuerpo y su mente irremediablemente, tú misma te has dado cuenta de cuán cierto es esto. La Ley de Atracción determina que lo que resistes, persiste.

El amor se nota

El pensamiento positivo conduce a la ilusión, a la motivación, a la confianza para crear y obtener buenos resultados, a la belleza en su conjunto.

A lo largo del tiempo hemos sido capaces de darnos cuenta de que el amor se le nota a las personas, que la felicidad irradia de quien la tiene.

Si procuramos simpatía y afabilidad hacia quienes nos rodean combatimos la ansiedad y la inseguridad que está tan presente en todos, en estos días; en la etapa que estamos viviendo. Esto dista de ser una exclusiva de México, parece ser una circunstancia de estos tiempos cambiantes en las sociedades de principios de este siglo.

Quien desconfía se aísla, quien piensa negativo atrae lo mismo y poco resolverá tanto para sí, como para los demás; nadie aporta ni da lo que carece, y así, el prescindir de todo aquello positivo implica la imposibilidad a compartirlo y a aportarlo a otros.

Jupiterimages/Photos.com/Thinkstock¡Con energía!

El único egoísmo admisible es pretender que todos estén bien procurando, en lo personal, estar mejor.

En innumerables ocasiones hemos experimentado la falta de ganas por convivir o tomarnos un café con alguien cercano que pasa por una etapa difícil y que lo hace amargo e irreflexivo. Es imprescindible que nos consideremos, guardadas distancias y magnitudes, como ese sujeto visto desde la experiencia de nuestra propia historia; entender que relacionarnos es muy distinto a quitarle la energía a quienes nos rodean. Lo negativo, la negación de la vida es exactamente esto, carecer de energía, o tener un campo emocional tan oscuro como un agujero negro, haciendo un símil con lo que sucede en el universo con ese fenómeno cuya fuerza de gravedad impide escapar la luz.

Ser positivo es distante a ser ingenuo o dejarse avasallar por quienes lo pretenden; implica el esfuerzo y la determinación para encontrar soluciones y por supuesto, impedir parálisis o miedo por faltas de respeto de algunos. Experiencia y conciencia te llevan a ver a este instante como el mejor de todos y te obligan a nunca darte por vencido y a encontrar lo maravilloso que es ser y atraer.

El poder de tu mente

Éste es tu destino, su ruta, la única posible, la de lo positivo. El camino se construye andando, nada hay predestinado aunque muchos elijan esa limitante por confort, o por falta de voluntad y valentía para enfrentar los retos de la vida.
Todo lo que consigues es el resultado de lo que piensas acerca de tus aptitudes, tu valor y tus posibilidades.

Incluso tu propio cuerpo es consecuencia de tus pensamientos. Tu salud y belleza se verán afectados por tu forma de pensar, la cara de una persona nunca se dulcifica o amarga a lo largo de su vida por casualidad, es resultado de pensar siempre en el signo adecuado, en ese sentido que da también un destino determinado a la vida.

Viaja ligera

Si vamos haciendo camino al andar, las herramientas principales son tu actitud mental y tus pensamientos, que determinan la forma de compartir y de relacionarte con los demás a tu alrededor.

Visualizar la oportunidad, tomarla, asumirla, parte del principio de suprimir de una vez por todas, el rencor y el odio, lo que sólo es una carga pesada en el camino hacia el éxito, muchas veces un impedimento fundamental para alcanzarlo, para llegar eficientemente, en tiempo, es mucho más fácil hacerlo si se viaja ligero, te invito a que lo evalúes en tu caso personal.

La cosecha depende de la siembra, tu mente es un campo fértil, si siembras pensamientos positivos obtendrás cosechas equivalentes, lo contrario es también irremediable.

Tu destino entonces dependerá de tu trabajo, de tu siembra, de tu esfuerzo, dedicación y constancia; la responsabilidad es sólo tuya, culpar a los demás es dilapidar la oportunidad de encontrar el camino, estás imposibilitada a hacer esas dos cosas al mismo tiempo.

También podría gustarte
Comentarios