Refuerza tu poder cerebral

0

Los desequilibrios en los neurotransmisores pueden causar desde fatiga, insomnio o alergias hasta enfermedades cardiacas, depresión o diabetes, además de afectar tu metabolismo.

Los neurotransmisores son sustancias químicas que intercambian información entre las neuronas a través de las sinapsis (la unión entre éstas). Seguramente te preguntarás cómo puedes saber si tienes algún desequilibrio en tus neurotransmisores. Aquí te decimos cómo evaluar tus niveles de hormonas neurotransmisoras.

Conócelos

Los neurotransmisores son cuatro:

  • Dopamina. Regula la actividad en el lóbulo frontal del cerebro, el área del cerebro encargada de la comunicación, la motivación y la capacidad para experimentar placer.
  • Acetilcolina. Influye en la actividad del lóbulo parietal, el área responsable del procesamiento de información sensorial, el aprendizaje, la memoria y la conciencia.
  • GABA. Es el neurotransmisor primario en el lóbulo temporal, el área del cerebro que controla la percepción, la atención, el lenguaje y las emociones.
  •  Serotonina. Producida principalmente en el lóbulo occipital, el área que regula la visión, que está relacionada con el estado de ánimo, la ambición, la toma de decisiones y la capacidad para experimentar placer.

Evalúa tus niveles

Te presentamos sólo algunas preguntas con las que puedes darte una idea de las áreas que debes atender. Si te identificas con 1 o 2 afirmaciones tienes una deficiencia menor de ese neurotransmisor; 4 o 5 ya marcan una deficiencia; y más de 6 afirmaciones en alguna categoría indican una deficiencia mayor y requieres de una terapia adecuada.

Mis niveles de dopamina están bajos si…

1. Tengo antojos de alimentos dulces.
2. Los kilos que he aumentado se han acumulado en el abdomen.
3. Me siento más feliz cuando tomo café o refrescos.
4. Mi libido ha disminuido.
5. Me siento fatigada todo el día, aunque haya dormido bien.
6. No me dan ganas de hacer nada.
7. Ya no disfruto de las cosas que hago.
8. Postergo mis pendientes.

La dopamina estimula a las células para que conviertan los alimentos y la grasa almacenada en combustible que pueda ser usado por el cerebro. Además, aumenta el deseo sexual. Los bajos niveles de dopamina reducen tu energía y debilitan tu metabolismo, lo que ocasiona que subas de peso muy rápidamente. El diario Synapse publicó que las mujeres con esta deficiencia tienen en promedio un peso 20% mayor que aquellas que tienen niveles altos de la dopamina.

Mis niveles de acetilcolina están bajos si…

1. Normalmente me siento agitada.
2. Se me olvida todo.
3. Me gusta probar nuevos alimentos.
4. No me canso de tener nuevas ideas o experiencias.
5. Prefiero estar sola que en grupo.
6. Se me antoja comer cosas grasosas, especialmente quesos o cosas fritas.
7. Siento mi boca seca y mi piel está áspera.
8. He perdido tono muscular.

La acetilcolina se encarga de controlar la velocidad y los procesos mentales, guardando los recuerdos y haciendo que tus movimientos sean precisos y rápidos. Muchas mujeres presentan los síntomas de deficiencia de acetilcolina junto con la perimenopausia, cuando comienzan a bajar los niveles de hormonas que estimulan la producción de este neurotransmisor.

Mis niveles de GABA están bajos si…

1. Tengo ataques de ansiedad, me falta la respiración, se me acelera el pulso.
2. Prefiero comer las mismas cosas la mayor parte del tiempo.
3. Frecuentemente me duele la espalda y siento tensos mis músculos.
4. Me preocupo más ahora que antes.
5. Me avergüenzo fácilmente.
6. Comparto demasiada información sobre mí con otras personas.
7. Necesito mucha comida para sentirme satisfecha.
8. Evito las confrontaciones.

El GABA, el calmante y estabilizador natural del cerebro, regula el sistema nervioso, asegurando que las señales que manda tu cerebro viajen a través de tu cuerpo en un flujo constante. Los niveles bajos de GABA elevan los índices de cortisol, la hormona del estrés que hace que almacenes grasa en tu abdomen.

Mis niveles de serotonina están bajos si…

1. Estoy deprimida la mayor parte del tiempo.
2. Soy más emotiva que otras personas.
3. Se me dificulta mantenerme dormida más de 4 horas seguidas por las noches.
4. Siento mucho antojo por carbohidratos (harinas y azúcares) y alimentos salados.
5. Me obsesionan las cosas pequeñas.
6. Me siento vacía por dar demasiado a los demás.
7. Como en exceso, aunque a veces no tenga hambre.
8. Ya no hago muchas actividades que me gustaban.

La serotonina, conocida también por ser un antidepresivo natural, regula los patrones de sueño, estado de ánimo y apetito. Las mujeres con bajos niveles de serotonina sienten hambre constante, por lo que terminan comiendo en exceso y subiendo de peso.

Para equilibrar

Cuando tus neurotransmisores estén equilibrados, te sentirás con más energía, podrás llegar a tu peso ideal, tendrás una mejor memoria, estarás estable y menos ansiosa, no tendrás antojos, te sentirás tranquila, relajada, motivada, además de que tendrás un sueño de mayor calidad.
Mejora naturalmente –y de por vida– la salud de tu cerebro.

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More