Saltar al contenido
Toque de Mujer

Descubre la «Cara de Ozempic» muy popular en Hollywood.

Descubre la «Cara de Ozempic» muy popular en Hollywood

Un medicamento inyectable que originalmente estaba destinado a tratar la diabetes tipo 2, ahora se usa como una ayuda para perder peso.

Aunque originalmente se utilizó para tratar la diabetes tipo 2, se ha convertido de manera controversial en una ayuda para perder peso. Sin embargo, se está hablando cada vez más de los efectos secundarios que puede tener en la piel, especialmente en la cara. Se le conoce como la «cara de Ozempic», y los dermatólogos y médicos estéticos están viendo cómo la rápida pérdida de peso puede afectar el volumen y la calidad de la piel.

Algunas personas han informado que después de usar la droga, su cuerpo se veía genial, pero su rostro se veía cansado y envejecido.

La rápida pérdida de peso puede afectar el colágeno y la elastina de la piel, lo que puede provocar una apariencia demacrada, desinflada y caída en la cara. Con la pérdida de peso rápida, la piel lucha por «encogerse» alrededor de su nueva forma, lo que puede provocar un exceso de piel facial que se siente más laxa y pellizcable. El equilibrio en el peso es la mejor forma de tener una piel de aspecto saludable y juvenil.

Es importante destacar que no es el fármaco en sí el responsable de estos cambios en la piel, sino la rápida pérdida de peso.

Para aquellos que sufren la «cara de Ozempic», existen tratamientos en clínicas dermatológicas a base con rellenos faciales que restauran el volumen estratégicamente y hacen que la piel parezca saludable y proporcional al resto del paciente. También existen bioestimuladores, y tratamientos de rejuvenecimiento con aparatología especializada, ácido hialurónico reticulado para levantar y dar volumen de inmediato, epara estimular la producción de colágeno y mejorar la laxitud de la piel con el tiempo.

Actúa haciendo que el páncreas secrete más insulina lo que suprime el apetito y ralentiza el trabajo gástrico, por lo que te sientes lleno por más tiempo.

En casos extremos, puede ser necesaria la realización de un estiramiento facial o de cuello para tratar la laxitud. La obsesión en general por los tratamientos estéticos puede resultar excesiva, lo mejor es prevenir; y llevar una vida más saludable con una rutina de ejercicio para no tener que sufrir la «cara de Ozempic» si además podemos ayudarnos de tratamientos estéticos menos drásticos y más eficientes, de la mano de un especialista en el área.