Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Técnicas mayas para la sexualidad

La sexualidad maya parte del hecho de que si tus relaciones afectivas actuales no funcionan, es porque existen en ti energías de alguna relación pasada que no se limpiaron, porque sigues vinculada energéticamente con otra persona. Así que necesitas desarrollar nueva energía a través de tu pensamiento, tu cuerpo físico, áurico y astral, para poder elevar tu frecuencia vibratoria.

Energía sexual
Es necesario que abras tu sexualidad y trabajes con tu energía para alcanzar vibraciones positivas. Quizás no has abierto tu sexualidad interna y esto no te permite vibrar. Eso genera frustración, desequilibrio e ignorancia, porque tu sexualidad está bloqueada o limitada espiritualmente. La misión está dentro de ti y consiste en conocerte, amarte y respetarte.
Los mayas decían que el cuerpo es pasajero y que el cuerpo sexual solamente conoce lo que siente.

Ejercicios espirituales
A través de la secuencia de los siguientes ejercicios, iniciarás el proceso de la penetración espiritual.
En ellos, utilizarás esferas imaginarias que, según los mayas, representan una relación, un contacto sexual en tu vida, un pensamiento, todos los hombres o mujeres que te han hecho daño o que te hicieron sentir mal. Deberás tomar y entregar simbólicamente cada una de esas esferas de sexualidad mal canalizada. Repite: “Que toda la enseñanza sexual, todo lo que en mi vida llegó, hoy sea entregado”.

1. Enciende tres velas blancas con la punta hacia el norte, pon música de meditación, de preferencia, de tambores.

2.
Siéntate cómodamente en una silla o en el suelo, de tal forma que tu columna quede derecha para que la energía fluya.

3.
Cierra los ojos e inhala profundo por la nariz, siente cómo se abren tus costillas y se llena tu caja toráxica. Exhala por la boca con fuerza, controla la salida de aire sin forzarte, mientras te relajas y te preguntas mentalmente: ¿Qué he hecho con mi sexualidad?, ¿Cuántas veces en mi vida me he sentido sexualmente plena?, ¿Qué es mi sexualidad?

4.
Después de respirar unos minutos en reflexión, sube tus brazos hacia el cielo y entrega a la tierra toda tu sexualidad mal canalizada durante todo este tiempo. Inhala y exhala con profundidad por la nariz, maneja tu energía a través de tu respiración, con fuerza.

5.
Baja lentamente los brazos y toma de tu sexualidad, de manera imaginaria, cada una de las esferas de las malas canalizaciones sexuales. Saca una esfera de tu sexualidad,  súbela al cielo, entrégala y vuelve a tomar otra.

6.
Piensa que estás limpiando toda tu sexualidad del dolor, del sufrimiento; respira, levántate lentamente. Imagina que tomas de tu ombligo una esfera con tu mano izquierda y la entregas a la tierra, luego toma otra esfera con la mano derecha y también entrégala a la tierra. Así continuarás sacando esferas con ambas manos.
En tu ombligo se concentrará toda la emoción.

Más conciencia en el placer
Es importante que respires y sientas cómo entregas estas esferas al centro de la tierra. Es un ejercicio de concientización y visualización que debes realizar lentamente.

Respira y realiza ondulaciones con los brazos al costado de tu cuerpo, abre tu boca y exhala. Baja los brazos, respira y repite el ejercicio las veces que quieras. Esto limpiará tu cuerpo áurico de todos los contactos.

Arrodíllate e inclínate, apóyate en el piso con los brazos estirados hacia adelante y las palmas sobre la tierra, relaja tu cuerpo. Visualiza cómo tomas de las plantas de los pies toda la sexualidad que te rodea, forma con ella una bola que va a ir creciendo mientas la subes por tu cuerpo y la liberas por tus manos.

Según el grado de bienestar que consigas, podrás disminuir o aumentar el número de veces que hagas los ejercicios mayas en la soledad de tu habitación, para mayor comodidad.

Si sientes que no has gozado tu sexualidad plenamente, puedes practicar estos ejercicios con respeto y amor. Así tendrás la suficiente fuerza en el corazón y éste desprenderá un acto de amor cada vez que ejerzas tu sexualidad, que no solamente es cuerpo, sino también espíritu.

También podría gustarte
Comentarios