Saltar al contenido
Toque de Mujer

Mitos y realidades de la natación en temporada invernal

aquashoes que Speedo México

¿Eres de los que pausa su rutina de natación o cualquier ejercicio por el frío? Seguramente si, pues sabemos que realizar una rutina completa de ejercicio en la temporada invernal no solo implica las bajas temperaturas, si no, un verdadero reto, pues las fiestas y reuniones están a la orden del día.

Para que este mes puedas crear un equilibrio en el que la balanza se incline a disfrutar de las fiestas sin dejar de lado el ejercicio, consultamos a los expertos en natación del #TeamSpeedoMX y juntos te invitamos a descubrir los mitos y realidades de la natación en la temporada invernal.

¿Nadar a bajas temperaturas afecta mis defensas?

Mito. 

Recuerda que en esta época las albercas están diseñadas para que puedas entrar a una temperatura que va de entre los 29 y 32ºC, así estarás nadando sin pensar en el riesgo de que el frío afecte tus defensas.

El agua fría nutre mi piel. 

Realidad 

El agua en su estado puro es, como sabemos, el elemento vital del ser humano, y, a pesar del cloro, estar en contacto con ella a una buena temperatura y clima invernal es una de las mejores opciones si tu piel quieres cuidar y mantener joven.

Existe mayor riesgo de enfermar de las vías respiratorias.

Mito

Todo lo contrario, nadar en esta temporada incluso ayuda a fortalecer tus defensas para que puedas combatir cualquier enfermedad respiratoria.

¿Debo tomar jugos o algún cítrico para reforzar mis defensas antes y después de entrar a la alberca?

Realidad

La alimentación es la base para tener un cuerpo sano, y en esta temporada, los cítricos son el refuerzo elemental para ayudar a tus defensas.

Acompaña cualquier bebida de naranja, toronja o mandarina con un desayuno ligero.

¿Puedo comer “de todo” y bajarlo con natación?

Mito y Realidad.

Sabemos que deseas disfrutar de todos los platillos, no te limites, ¡Hazlo! Pero no esperes para volver a nadar, ni mucho menos tomes como un pretexto el que te ejercitas para pasarte de grasas, harinas o proteínas. 

Ahora ya lo sabes, mantén el balance como uno de los propósitos para estas fiestas y recuerda que nunca es tarde, ni demasiado frío para comenzar a nadar.