Saltar al contenido
Toque de Mujer

Celebra y apoya a la mujer en todos sus momentos

Asofarma

Muchos sólo celebran y reconocen a las mujeres en fechas específicas del año como en el Día Internacional de la Mujer; sin embargo, el apoyo que ellas reciben debería ser permanente, en todos los momentos de su vida. De acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda 2020, en México el 51.2% de la población son mujeres. La mayoría de ellas ya han vivido o vivirán las diferentes etapas hormonales que caracterizan al género. Estas facetas, en su mayoría, generan modificaciones no sólo a nivel fisiológico, sino también de conducta, por lo cual es importante que tanto mujeres como hombres tengan conocimiento de cada una de ellas para estar preparadas o en su caso saber la forma de apoyarlas.

Las etapas hormonales se presentan cuando el cuerpo libera o modifica las cantidades de estas sustancias; en algunos casos, estos cambios hormonales influyen en la vida de las mujeres de forma importante.

Para entender un poco más del tema, la doctora Miriam Negrín, especialista en Ginecoobstetricia, nos explica en qué consisten estas facetas:

  • Pubertad – En esta etapa la mujer comienza a producir hormonas que no tenía en la infancia, hay cambios en el cuerpo de la niña para dar paso a la adolescencia se presenta un cambio de forma abrupta, por lo que es complicado adaptarse; esto provoca que en ocasiones se genere irritabilidad y aislamiento.
  • Etapa fértil (vida Adulta) – El ciclo hormonal es mucho más regular, algunas mujeres (previo a la presencia del ciclo menstrual), presentan irritabilidad, sentimientos de tristeza o una mayor sensibilidad a lo que las rodea, ansiedad, dolores de cabeza, retención de líquidos, etc. Todos estos síntomas se resuelven de manera espontánea al menstruar o al finalizar el sangrado menstrual.
  • Embarazo – En este periodo la mujer presenta niveles altos de hormonas, los síntomas varían al trimestre del embarazo en que se encuentra. En el primer trimestre los más frecuentes son náuseas, mareos y en ocasiones vómito; en el segundo es más común que se tengan pocos síntomas; el tercer trimestre es más complicado, pues debido al peso se genera dolor de espalda, aparece hinchazón y pesadez de piernas por la retención de líquidos y también aumenta la frecuencia urinaria.
  • Climaterio –Es un periodo caracterizado por una serie de procesos que afectan a todo el organismo derivado de una baja en la actividad hormonal, principalmente por la paulatina disminución de los estrógenos. Dentro de este periodo se da la menopausia, la cual es la fecha en la que se presenta la última regla o menstruación (se habla de ella cuando ha pasado un año completo sin tener el periodo menstrual). En esta etapa el síntoma más característico son los bochornos (calores súbitos que no tienen relación con el clima), también llegan a presentar insomnio, irritabilidad, cierta tendencia a la depresión, dolores musculares, resequedad en la piel y disminución del deseo sexual.

Conocerse a sí misma y conocer su cuerpo es fundamental para identificar qué síntomas son normales en cada una de las etapas y cuándo son provocados por un tema hormonal. Esto ayudará a evitar que afecten su convivencia con los que las rodean, ya sea familia, pareja o incluso amigos. “Comprendiendo que los sentimientos o modificaciones de conducta que estas etapas provocan; son generados por las diversas funciones que producen las hormonas en el cuerpo de las mujeres, podremos apoyarlas más”, comenta la Doctora Negrín. 

“Hay que reconocer que estas etapas no las definen ni como personas ni en lo que pueden hacer, pues en la mayoría de los casos no afectan su productividad ni su vida cotidiana y en caso de que la sintomatología sea intensa, existen tratamientos que, indicados por su médico ginecólogo les ayudarán a vivir de mejor forma cada una de ellas” continúa la especialista.

Asofarma cuenta con un portafolio de Salud Femenina integrado por diversos productos para acompañar a la mujer a lo largo de su vida, permitiendo disfruten y vivan cada etapa con calidad.

“La familia debe ser empática con estos cambios; para que la convivencia sea más sencilla y no existan conflictos. Apoyar y entender a una mujer cuando se encuentre en alguna de estas etapas es básico, hacer equipo con ella en lugar de juzgarla o estigmatizarla permite (en la mayoría de los casos) que se sienta apoyada y comprendida. Juntos pueden lograr más en beneficio de su familia y evitar que estos cambios afecten la armonía del hogar”, recomienda la especialista.

Asofarma