Saltar al contenido
Toque de Mujer

¿Las dietas “detox” realmente funcionan?

¿Las dietas “detox” realmente funcionan?

Se dicen y se escuchan muchas cosas de las dietas “detox” – que si son dietas maravillas o si tienen resultados mágicos-, pero también se oye mucho de las consecuencias que pueden tener para la salud. ¿Qué son las dietas detox y qué es lo que hacen, realmente, en nuestro cuerpo? 

La necesidad de obtener resultados inmediatos puede orillar a las personas a tomar decisiones erróneas, y la nutrición no es ajena a este problema. Las dietas de detoxificación, conocidas como detox, y los “quemadores de grasa” ofrecen pérdidas de peso en el corto plazo, aunque a largo plazo el daño en la salud puede ser elevado.

En este artículo te contamos un poco más sobre las características de las dietas detox y de los productos “quema grasa” para entender mejor la importancia de contar con la información de expertos en nutrición y cuidar, ante todo, nuestra salud.

Las dietas detox adoptan este nombre porque tienen dos intereses: desintoxicar el cuerpo y servir de antioxidantes. Sin embargo, debemos de recordar que nuestro organismo tiene su propio “sistema de desintoxicación” a través de las funciones que cumplen órganos como el hígado, los riñones y los pulmones, que permiten que diario eliminemos las toxinas que dañan el cuerpo. 

Para provocar que la gente baje de peso, las dietas detox se basan muchas veces en el consumo de jugos y licuados de frutas y verduras (algunas variantes de esta dieta actualmente también incluyen cereales como linaza y semillas como nueces, almendras, etc.) durante una semana y hasta un mes.

Lo anterior da como resultado que las personas bajen rápido de peso ya que son dietas bajas en energía y muy ricas en fibra y agua, lo que puede estimular el sistema digestivo y aumentar la producción de orina a lo largo del día, provocando problemas digestivos (como diarrea) y deshidratación. Por la tanto, la pérdida de peso es principalmente a costa de agua; además, al tener un aporte insuficiente de proteína de alta calidad, favorecen la pérdida de masa muscular.

La pérdida de peso, a expensas de agua y masa muscular -y no de grasas- provoca efectos secundarios negativos como fatiga, irritabilidad y falta de concentración, entre otros. 

El resto de las consecuencias llegarán cuando finalice la dieta y se retomen los hábitos de consumo, donde es probable el famoso ‘rebote’, es decir, ganar el mismo o más peso del que se bajó. A largo plazo, esta clase de dietas pueden provocar desnutrición, alteraciones metabólicas e incluso daños hepáticos.

Al igual que las dietas detox, los productos “quema grasa” dicen dar resultados instantáneos al aumentar el metabolismo de las grasas, pero para lograr estas promesas llegan a contener ingredientes prohibidos o peligrosos para la salud, como la efedrina. La combinación de efedrina, cafeína y aspirina llegan incluso a causar infartos, accidentes cerebrovasculares o la muerte. Por otra parte, la mayoría de los suplementos “quema grasa” que no contienen ingredientes peligrosos, no funcionan. La manera más efectiva de “quemar grasa” es el ejercicio.

Expertos del Instituto Gatorade de Ciencias del Deporte (GSSI*, por sus siglas en inglés), recomiendan una correcta hidratación, dieta equilibrada, que incluya todos los grupos de alimentos, y que esté en línea con las actividades diarias y el ejercicio que se realizan para cambiar la composición corporal, y estar sano. Sobre todo, lo más importante es siempre acudir con un experto en temas de nutrición y nutrición deportiva, y entender que el proceso de transformación del cuerpo requiere disciplina y paciencia. 

Referencias:

  1. ¿Son necesarias las dietas detox? GSSI
  2. ¿Funcionan los productos quema grasa? (GSSI)
  3. ¿Alguien te recomendó una dieta detox? (Secretaría de Salud)