Saltar al contenido
Toque de Mujer

Dile no a la diabetes gestacional

Dile no a la diabetes gestacional
George Doyle/Stockbyte/Thinkstock

La diabetes gestacional es una condición asociada con el embarazo. Los cambios en el peso, la presión arterial y los niveles hormonales, hacen que al cuerpo le resulte difícil producir una cantidad suficiente de insulina.

Es por esto que el cuerpo no puede metabolizar los alimentos para producir la energía que necesita y esto puede ser un problema no sólo para la madre, sino también para el bebé.

Los efectos de este trastorno en el bebé podrían ser desde un alto peso al nacer y altos depósitos de grasa

Lo cual puede hacer el parto más difícil y peligroso para ambos; también puede tener niveles bajos de azúcar en la sangre al nacer y presentar problemas respiratorios.

En la madre es posible que aumente la presión arterial y aunque desaparece la diabetes gestacional después del parto, se ha detectado que 60 por ciento de los casos desarrollan diabetes tipo 2 más adelante, según datos del IMSS del Jalisco. Por eso es muy importante controlar tu peso y tu alimentación durante el embarazo.

BananaStock/Jupiterimages/Thinkstock

Tu peso ideal durante el embarazo

¿Sabías que hay tablas en donde se calcula cuánto deberías subir dependiendo del peso que tenías al embarazarte? Pregúntale a tu doctor por ellas, para que tengas monitoreado tu peso.

Además, las calorías que se gastan en los tres trimestres son distintas y las necesidades de azúcar, carbohidratos, proteínas y minerales varían en cada uno. Hoy en día hay muchísimas herramientas para cuidar de tu salud en el embarazo y la de tu bebé. Cuídate y acércate a un especialista.

Después del parto…

Muchas mujeres piensan que durante la lactancia no es bueno estar a dieta, porque en general se imaginan un régimen restrictivo que no permite que la leche materna tenga buena composición.

Hoy en día se sabe que el gasto energético durante el embarazo aumenta aún más que durante el mismo embarazo. Sin embargo, las recomendaciones de atole, cerveza y comer doble son arcaicas, pues el proceso de lactancia es únicamente para quitarte o deshacerte de los kilos de grasa guardados durante el embarazo, que no deberían ser muchos.

En la lactancia hay que comer bien, pero no mucho más, hay que consumir suficientes lácteos para evitar que el calcio salga de los huesos al darle preferencia a la composición de la leche para el bebé.

Recupera tu silueta

Es importante que en cuanto haya pasado el parto, comiences a bajar de peso lo más rápidamente posible, pues si te esperas al tercer mes de lactancia para ponerte a dieta, tendrás más dificultad para lograrlo: el apetito aumenta al paso del tiempo.

El único momento en donde puedes bajar rápidamente de peso, sin descompensarte, es durante la cuarentena después del parto. Es posible tener un régimen nutritivo que te permita quitarte el peso ganado durante el embarazo y alimentar correctamente a tu bebé.