Saltar al contenido
Toque de Mujer

Ejercicio y embarazo, una sana mancuerna

Royalty-free/ iStockphoto/thinkstockLa práctica de alguna actividad física durante el periodo de embarazo es una decisión y una responsabilidad que debes de tomar con seriedad, ya que no solamente se trata de un aspecto estético, sino de bienestar y salud para ti y tú bebé.

Si estás viviendo la memorable etapa del embarazo, es un buen momento para que empieces a crear el mejor ambiente para ti y para tu bebé. Y no sólo se trata de adecuar el espacio que va a ocupar, ni de comprar su ajuar y juguetes, también es imprescindible dedicar el tiempo necesario al cuidado de la salud y romper con viejos mitos que afirman que durante este periodo el ejercicio no es una buena opción para una mujer.

Aún y cuando no seas muy partidaria del ejercicio, procura seguir una rutina que te ocupe alrededor de 20 minutos diarios. Puedes iniciar desde el momento en que confirmes tu embarazo, y practicarlos en casa o en clases especiales. No te preocupes si te encuentras en fases más avanzadas de la gestación, nunca es tarde para iniciar, sólo tendrás que platicar con tu ginecólogo y determinar la intensidad y el tipo de actividad que te conviene.

“Los beneficios del ejercicio durante la gestación son múltiples, pues además de darle fuerza física a la madre, tonificar sus músculos y oxigenar su organismo, contribuye a levantar su autoestima y a ver el embarazo y el parto desde una visión más positiva. Por otro lado está comprobado que la correcta oxigenación de la madre durante el embarazo facilita las contracciones y evita que el bebé sufra mientras nace”, asegura el doctor Arturo Rodríguez Pérez, especialista en gineco-obstetricia.

Los ejercicios más recomendables

Hay que hacer énfasis en que cualquier actividad que realices deberás hacerla con mucha responsabilidad y con la autorización de tu médico, a fin de evitar complicaciones; por otro lado es igual de importante que mantengas una alimentación sana y nutritiva para garantizar tu bienestar y el del bebé.

Con respecto al tipo de ejercicio que se recomienda durante esta etapa, el doctor Arturo Rodríguez asegura: “Normalmente se recomiendan aquellas actividades no extenuantes o que pongan en peligro el embarazo, las ideales son la caminata, la natación y el yoga”.

  • Natación. Nadar y hacer gimnasia en la alberca es un excelente ejercicio y enormemente gratificante. Dentro del agua, te sentirás más ligera y, por tanto, serás capaz de moverte con mayor facilidad. El agua tiene un efecto relajante y tonificante. Los requisitos para nadar son mínimos: Nadar es un ejercicio benéfico para la espalda y te permite aprender a controlar la respiración, para adecuarla a cada situación y fase del parto.
  • Yoga. Te ayudará a controlar el ritmo respiratorio para lograr un estado absoluto de relajación. También se ensayan posturas para aumentar la flexibilidad del cuerpo con vistas a mejorar el trabajo de parto. Tiene muchos beneficios durante el parto: alivia la tensión, recarga la energía y contribuye a combatir las molestias comunes durante esta etapa.
  • Caminata. Es una excelente actividad física durante el embarazo. No se requiere de un lugar especial, basta con vestir ropa cómoda y salir a caminar a un parque durante 20 minutos. La intensidad dependerá de cada persona y del consejo médico. Para practicarla no necesitarás de un entrenamiento previo, ni de gran instrucción, sólo se requiere de constancia y responsabilidad.

Lo que bien empieza, bien acaba y por eso es importante que desde este momento en que tu bebé se forma dentro de ti, dediques tiempo al cuidado de tu salud y bienestar, ya que de ti depende que su llegada a este mundo sea en las mejores condiciones físicas, pero también lograrás que encuentre un ambiente emocional estable, armonioso y listo para hacer de él un ser humano íntegro.


bojorge@teleton.org.mx